miércoles, 6 de diciembre de 2017

Delegar no es Abdicar



Delegar no es Abdicar


Una cosa es confiar un trabajo a un colaborador de confianza y otra muy diferente es deshacerse de la responsabilidad y simplemente olvidar la tarea en cabeza de alguien más. Un líder debe conocer la diferencia.
Para algunas personas delegar equivale a ‘menos trabajo para mí, más trabajo para ti’, pero este concepto no puede estar más alejada de la realidad.
Delegar requiere acciones proactivas. Significa asegurarse de la planeación, de definir objetivos específicos, construir relaciones y redes de trabajo. Contrario a esto, la abdicación ocurre en el último minuto y es el resultado de la postergación, la falta de comunicación.
El primer error que un líder comete es encontrar argumentos para no delegar. No siempre se quiere perder el control sobre una tarea y ocultamos esta realidad con razones como “no hay personas preparadas en la empresa para delegar”, “las veces que he delegado, ha salido mal”.
Pero una vez que se ha decidido delegar, el líder no debe darse por desentendido; es necesario observar la tarea asignada. “Si un líder encarga una tarea, y no le hace seguimiento, no está delegando, está abdicando o declinando; de este modo no se merma la autoridad”.
La práctica de delegar debe ser una experiencia positiva, donde el líder debe confiar en la persona que elige para realizar el trabajo, el comisionado debe ser una persona competente y con un alto nivel de compromiso.
Debe tener los conocimientos y las habilidades que le permitan llevar a cabo el trabajo. Además de tener compromiso y disposición.
Los efectos de un buen proceso de delegación son el empoderamiento de las personas, nuevos aprendizajes y un buen desempeño de todo el equipo. Es un proceso en el que todos pueden ganar.
Los líderes deben atender los siguientes pasos:
1.                  Preguntarse: “¿estoy dispuesto a empoderar a mi gente?”
2.                  Valorar las competencias y el compromiso de la persona a la que va a delegar la tarea.
3.                  Establecer con claridad las expectativas con el delegado.
4.                  Proveer la supervisión necesaria para asegurar que el delegado cumplirá con éxito las tareas asignadas.
Algunas pautas para delegar de forma efectiva son:
Primero, identifique el trabajo que desee delegar. Documente la forma correcta de realizar este trabajo, paso a paso, incluyendo las normas de control de calidad para cada paso. Especifique claramente los resultados esperados. Entregue la información sobre qué, por qué, cuándo, quién, dónde y cómo.
Pídale a alguien que siga su Plan de Acción. Mantenga abiertas las líneas de comunicación. No sobre supervise, pero asegúrese de que lo mantengan al tanto de los progresos y el rendimiento del trabajo delegado.

Comprar Aqui


lunes, 4 de diciembre de 2017

Sea un viajero ambientalmente responsable


Sea un viajero ambientalmente responsable



El año 2017 fue declarado Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo por la ONU. Y cada día viajan más personas alrededor del mundo y nos hemos convertido en ciudadanos del mundo, lo que nos hace responsables de la conservación del planeta. Todas las acciones del ser humano tienen impacto sobre los recursos naturales y viajar no es la excepción. Tenga en cuenta los consejos que estamos brindando para que el transporte y la estadía en su destino sean tan agradables como responsables con el planeta y conviértase en un viajero consciente con estos tips:

1.       Los desplazamientos

El traslado de un lado a otro es una de las actividades que más CO2 genera; entonces si cada turista se transporta individualmente en carros alquilados, generarían un alto costo ambiental, de tal manera que debemos pensar que siempre es y será más amigable con el medioambiente transportarse en grupo y usar vehículos híbridos preferiblemente.

Entre menos peso lleve en su equipaje, menos gasto energético deberá realizar el vehículo en el que se transportes, y colocamos como ejemplo los aviones, pues estos gastan más combustible en la medida en que van más cargados. Por eso, viaje lo más ligero de equipaje que sea posible.

Disfrute recorriendo a pie su lugar de destino. Si usted programa la zona a donde se va a desplazar, solo tiene que tomar un transporte de ida y otro de regreso, pues ello le permite parar en los puntos que desea y evita tener que preocuparse por dónde estacionar un auto (si es alquilado) además, reduces el consumo de combustibles fósiles.

La bicicleta es otra gran opción, ciudades como Ámsterdam más del 60 por ciento de la población se transporta en este medio.

Para concluir el primer punto: Si no contrata un ‘tour’ y quiere recorrer una ciudad, lo primero sería caminar, luego andar en bicicleta y después tomar el transporte público. Una buena opción son las visitas guiadas a pie, que son tendencia en las capitales mundiales.

2.       Conviértete en un invitado de honor, recuerde usted es un visitante, no un habitante.

Nunca debe sacar animales ni especies nativas de las regiones que visitas, perjudica el ecosistema. Al comprar algún souvenir o recuerdo a una comunidad local, no compre objetos procedentes de animales o recursos naturales protegidos (como coral, marfil o carey).

Respete las normas locales de ingreso a los templos; usted es un huésped. No hay que olvidar que usted es visitante y no habitante, por eso debe honrar las costumbres locales.

Hay que minimizar el impacto de las fogatas, caminar siempre por senderos habilitados y llevarse toda la basura.

No apoye ‘recorridos’ que promuevan encuentros cercanos con animales salvajes, como paseos en elefante o caminatas con tigres. Esto beneficia una industria que captura ilegalmente y abusa de los animales.

3.       Disminuya los residuos sólidos

Sea responsable de su basura, dele una adecuada disposición a lo que produce desde que se levanta hasta que se acuesta. Disminuya la cantidad de residuos sólidos cuando visita entornos naturales. El icopor es dañino para los océanos, reutilice los productos plásticos que pueda.

Las botellas de agua son buenas compañeras en los viajes, pero mejor lleve un envase reutilizable para rellenarla con agua potable. De la misma manera, lleve consigo una mochila o bolsa reutilizable para guardar ‘souvenirs’ y no tener que usar las bolsas plásticas de cada tienda.

4.       No solo el hotel es responsable

Los hoteles cada vez más implementan iniciativas respetuosas con el medioambiente, usa energías limpias, utilizan sistemas de ahorro de agua y eficiencia energética y que hagan abono con los residuos de la cocina son aspectos decisivos.

Usted puede colaborar reduciendo el lavado de toallas y sábanas, apagando las luces y el aire acondicionado al salir, tomando duchas cortas

Trate de comportarse como lo hace en su casa, donde usa una toalla por dos o tres días, renueve el jabón solo cuando este se ha terminado.

Cuando pase por el buffet, tome solo lo que puede comer y no desperdicie comida.

5.       Menos papel

No imprima tiquetes de aviones, trenes o reservas de hoteles que puedan reemplazarse por ‘e-tickets’.

No saque folletos informativos o mapas en lugares como museos, tiendas y oficinas de turismo, utilice el internet. Si toma los folletos devuélvalos antes de salir, pueden ser de ayuda para otro turista más. En resumen:  reduzca, reutilice y recicle.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Despréndase de las preocupaciones del trabajo



Despréndase de la Oficina en la Casa


Las empresas que apuestan por la responsabilidad social familiar consiguen de sus empleados mejores niveles de productividad, motivación y compromiso. Dejar a un lado el estrés del trabajo o actividades diarias y despejar la mente en casa para muchos es difícil, pero es necesario del tal manera que usted debe cambiarse el chip. No es tan fácil hacerlo, como decirlo. Desconectarse de los problemas y disfrutar de su hogar junto a sus seres queridos es importante para su salud mental y espiritual.

Tenga en cuenta que:

1.    Su casa es el lugar al que llega para descansar, compartir en familia, pasar buenos momentos y desconectarse de las preocupaciones de trabajo. Si lleva el estrés de su trabajo a la casa le costará disfrutar de los buenos momentos, creará un ambiente hostil y estará expuesto a sufrir de depresión, por eso “aprender a relajarse”

2.   Cuando llegue a su casa quítese los zapatos y póngase cómodo. Esto le ayuda a hacer la transición entre lugar de trabajo y la casa. Inconscientemente está dando el primer paso para relajarte y dejar a un lado las preocupaciones del día

3.    Si ha sido un día difícil dese una buena ducha. El agua relaja, lo conecta con usted mismos y le permite dormir más descansado.

4.    Deje el trabajo en la oficina, inmediatamente esté cómodo dedique tiempo a sus hijos, es una forma increíble de relajarse y en minutos se olvida de lo que tenía en mente y se desconecta fácilmente de su actividad laboral. Y si no es padre, pero tiene una mascota, una buena opción es jugar con su mascota.

5.    Planee una vez a la semana algo diferente junto a su familia, una actividad que le permita disfrutar de una noche agradable junto a las personas que quiere.

6.   Salga a pasear, haga ejercicio. La rutina lo lleva de la casa al trabajo y del trabajo a la casa, pero está en sus manos cambiar. Las horas después de la oficina no son tiempo muerto, son momentos que debe aprovechar para dedicárselo a usted mismos y a la gente que usted quiere.

7.    Cocine algo rico, esto le permite olvidar las preocupaciones y concentrarse en lo que le gusta.

8.    Lea, entréguese a una buena lectura, vea un buen programa de TV o una película. Nada tenso o violento, elija cosas que le hagan reír o que le pongan a pensar.

9.       Practique yoga, medite, benefician su salud.

10.   Practique la jardinería, decore su casa, aprenda a tejer, bordar, le ayuda a calmar la mente

Recuerde que alejarse del trabajo después de ejercer las actividades diarias trae beneficios y necesita tiempo para recargar energía.

No olvide pensar en lo que va hacer cuando no esté trabajando

Fíjese sus planes. Programe su tiempo lejos del trabajo, así sea una noche o unas vacaciones completas. Ocupe la mente.

Cambie de ambiente

Establezca límites más sanos entre la vida y el trabajo, apague el computador y el celular. Organice un espacio en la casa que no vaya a usar para trabajar. Involucre sus amigos y familiares para que le ayuden.

Aléjese, los desastres no llegan. Desconectarse del trabajo.<