sábado, 19 de agosto de 2017

El trabajo y la satisfacción personal





La satisfacción en el trabajo es en la actualidad uno de los temas más relevantes en la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones. La vida laboral está experimentando cambios radicales. Por sorprendente que parezca, el dinero está perdiendo poder. Los claros hallazgos sobre la satisfacción con la vida que una vez conseguido un bienestar mínimo, tener aún más dinero añade poco o nada al bienestar subjetivo están empezando a tomar relevancia.
Estamos pasando de una economía monetaria a una economía centrada en la satisfacción con la vida. Estas tendencias experimentan altibajos (cuando el trabajo disminuye, la satisfacción personal tiene un peso menor; cuando el trabajo abunda, la satisfacción personal es más valorada), pero la tendencia durante las dos últimas décadas se inclina decididamente por la satisfacción personal.
La vocación genera un empleo más gratificante porque el trabajo se realiza por sí mismo en lugar de hacerlo por los beneficios materiales que conlleva. La vocación es un compromiso apasionado con el trabajo por él mismo. Las personas con vocación consideran que su labor contribuye al bien general. El trabajo es satisfactorio por derecho propio, independientemente del dinero y los ascensos. Cuando no se recibe dinero ni ascensos, el trabajo continúa. Tradicionalmente, las vocaciones estaban reservadas a trabajos muy prestigiosos y poco comunes: sacerdotes, jueces del Tribunal Supremo, médicos y científicos.
Pero se ha producido un descubrimiento importante en este campo: cualquier trabajo puede convertirse en una vocación y cualquier vocación en un trabajo. «Un médico que considere su empleo como un trabajo y que sólo le interese ganar un buen sueldo no tiene vocación, mientras que un basurero que considera que su trabajo consiste en hacer del mundo un lugar más limpio y saludable podría tener una vocación.»
Existe un gran interés por comprender el fenómeno de la satisfacción o de la insatisfacción en el trabajo. Y debemos partir diferenciando tres enfoques diferentes del trabajo y ellas son:
El trabajo como un trabajo
Esta relación surge cuando se considera que el trabajo es sólo un medio que satisface principalmente las necesidades económicas.  Bajo este enfoque el trabajo no es una cuestión de elección, sino más bien de necesidad y la satisfacción que encontramos en él, tiene que ver más con lo que nos ayuda a obtener.  La motivación es completamente externa al trabajo y a las tareas que lo conforman.  Si mantenemos este tipo de relación con nuestro trabajo jamás se volverá una fuente de alegría y satisfacción.

El trabajo como una carrera
Una carrera se puede considerar como una sucesión de éxitos que le da continuidad y dirección a nuestros esfuerzos. Resulta importante para nuestra seguridad y autoestima, porqué una carrera nos brinda la oportunidad de ser reconocidos con alguna promoción o crecimiento que nos permite tener un mejor sueldo, un mejor status o jerarquía. En este tipo de relación con el trabajo la motivación sigue estando fuera de nosotros y se puede correr el riesgo de que   las recompensas no  lleguen en el tiempo y la forma que  esperamos;  y esto puede afectar la manera en cómo nos sentimos con respecto a nuestra profesión.

El trabajo como una vocación
Abraham Maslow, en pocas palabras sostenía que: los músicos deben de hacer música, los ingenieros deben construir y cada hombre debe de hacer aquello de lo que es capaz de hacer para que de esta manera pueda alcanzar su máximo potencial, aquello para lo que está hecho”.  Cuando la relación que tenemos con nuestro trabajo es de vocación, somos capaces de aplicar nuestros talentos y fortalezas; y como logramos imprimir tanto de lo que somos, nuestra contribución resulta única.  Al establecer este tipo de relación con nuestro trabajo y darle un significado, la mayor motivación la encontraremos al hacer el trabajo en sí mismo y disfrutaremos profundamente de aquello en lo que nos convierte.
Ahora lo invito a que se autoanalice e identifique cuál es su situación laboral:
Lea los tres párrafos siguientes e indique cuánto se parece a A, B o C.

A.    María trabaja principalmente para ganar el dinero suficiente como para no trabajar más. Si gozara de estabilidad económica, no seguiría desempeñando esa tarea y preferiría dedicarse a otra cosa. El trabajo de María es básicamente una necesidad vital, equiparable a respirar o dormir. A menudo desea que el tiempo pase más rápido en su trabajo. Está ansiosa por que lleguen los fines de semana y las vacaciones. Si Maria volviese a vivir su vida, probablemente no se dedicaría a la misma profesión. No alentaría a sus amigos e hijos a dedicarse a su trabajo. Maria tiene muchas ganas de jubilarse.

B.    A Martha le gusta su trabajo en términos generales, pero no espera ocupar el mismo puesto dentro de cinco años. Se propone acceder a un puesto de mayor nivel. Tiene distintos objetivos futuros con respecto a los cargos que le gustaría ocupar. A veces el trabajo le parece una pérdida de tiempo, pero sabe que debe rendir lo suficientemente bien en su puesto actual para ascender. Martha está ansiosa por recibir un ascenso, que para ella significa el reconocimiento de la labor bien hecha y es una señal de éxito en comparación con sus compañeros de trabajo.

C.   El trabajo Esperanza es uno de los ámbitos más importantes de su vida. Está muy contenta de trabajar en el área que ha escogido. Como lo que hace para ganarse la vida es una parte fundamental de su identidad, es una de las primeras cosas que dice a los demás sobre si misma. Tiende a llevarse trabajo a casa y también durante las vacaciones. La mayoría de sus amigos son compañeros de trabajo y pertenece a distintas organizaciones y clubes del mismo. Esperanza se siente bien con lo que hace porque le encanta. Animaría a sus amigos e hijos a dedicarse a la misma tarea. Esperanza se sentiría muy disgustada si se viera obligada a dejar de trabajar y no le entusiasma demasiado la perspectiva de la jubilación.

¿Hasta qué punto se parece a la señora Maria?

Mucho _____ Bastante _____ Poco _____ Nada _____

¿Hasta qué punto se parece a la señora Martha?

Mucho _____ Bastante _____ Poco _____ Nada _____


¿Hasta qué punto se parece a la señora Esperanza?


Mucho _____ Bastante _____ Poco _____ Nada _____


Si considera que se parece a Maria usted simplemente tiene un trabajo, pero si se parece a Martha lo que usted ha pretendido es hacer una carrera, pero si se parece a Esperanza la felicito su trabajo es una vocación.


Si le gusto este blog, síganos en nuestros canales y visite nuestro canal de youtube Educaton Colombia

http://www.educatoncolombia.com/Gestión-de-la-felicidad-en-las-organizaciones

miércoles, 16 de agosto de 2017

Ejercicios de Higiene Mental




Los hábitos saludables son importantes tanto para el cuerpo como para la mente. Sin embargo, los hábitos de higiene mental no suelen estar incorporados dentro de las características de un estilo de vida sana. Si tenemos adecuados hábitos de higiene mental, podremos prevenir varias enfermedades y trastornos que tienen su raíz en nuestros miedos, ansiedades, representaciones. Es por eso, que se considera de suma importancia, tratar de incorporar ciertos hábitos para tener una adecuada higiene mental.
Por eso propongo que cada lector se haga un chequeo a si mismo y compruebe cual es el estado de estas dimensiones en su vida
1.       Dimensión Física – el cuerpo
2.       Dimensión psíquica – la conciencia
3.       Dimensión afectiva -  el mundo de los sentimientos
4.       Dimensión ética -  los valores como la guía de la conducta
5.       Dimensión social – la trascendencia del ser para el otro

·         Haga una lista de las necedades que comete con su cuerpo - exceso de comida, cigarrillo, falta de ejercicio físico, consumo de alcohol – y especifique de que forma va a corregirlas y quien le va ayudar en esta tarea
·         ¿Cómo piensa cuidarlo y mantenerlo en la mejor forma posible? Especifique actividades y estrategias concretas quien será quien le recordará las fallas cuando las cometa


·         Haga una lista de las necedades que comete con su mente- pensamientos negativos, ideas irracionales, miedos frustraciones – y especifique de que forma va a corregirlas y quien le va ayudar en esta tarea
·         ¿Cómo piensa cuidarla y mantenerla en la mejor forma posible? Especifique actividades y estrategias concretas quien será quien le recordará las fallas cuando las cometa

·         Haga una lista de las personas que le quieren de verdad, de los amigos sinceros e incondicionales. Siéntase feliz por tenerlos y valore y cuide esas personas que tanto le dan. Si ama a la persona y es correspondido, su dimensión afectiva ha de estar plena.
En esta misma reflexión debe ser consciente de su “otro yo” , el amor de su vida, ese dios o diosa que le hace vivir el cielo en la tierra.
·         Limpie su corazón de todos los desafectos, amores imposibles y recuerdos que ya son historia. Sea firme y no devuelva su corazón hacia el pasado. Se evita problemas y sinsabores.

·         Descubra la naturaleza de los valores que viene guiando su vida hasta hoy, que es lo que le motiva a obrar, lo que lo hace sentir mejor consigo mismo, aquello que le ilusiona y si de verdad le proporciona plenitud interior- ¿Qué valores en concreto, de los que ha regido su vida hasta hoy, reconoce que deben seguir orientándola?
·         Sin duda existen valores efímeros y engañosos, contravalores concretos que le han llevado por mal camino y le han perjudicado, pero no ha podido o sabido erradicarlos e impedir que malogren su vida. Suponga que el afán de aparentar y deslumbrar a sus semejantes le han conducido a gastar más de lo que gana hasta el punto de que está endeudado.
¿Qué piensa hacer para convertirse en una persona responsable, con sentido común y que sepa regir su propia vida? Si no cambia su escala de valores y reconoce que aparentar es una bobería que no engaña a nadie y le seguirá metiendo en problemas, no dará un solo paso en la superación de la necedad que le domina y malogra su vida.

·         Escriba el nombre y apellido de aquellas personas cercanas, amigas e incondicionales que siempre van a estar a su lado ¿Por qué se comportan así con usted? ¿Qué han recibido de usted?
Detallar alguna prueba excepcional de su fuerte amor o amistad
·         ¿Quiénes son las personas que no lo soportan? ¿Por qué motivo no lo aceptan, lo desprecian o demuestran su indiferencia e incluso odio?
¿Puede hacer algo por suavizar las relaciones con estas personas? Detalle posibles estrategias y si cree que no es lo adecuado ¿Cuál sería la actitud que podría no agravar más las cosas?
¿Qué consecuencias ha tenido y tiene que estas personas estén enfrentadas conmigo? Pedir ayuda a expertos y amigos para encontrar nuevas estrategias que ayuden a mejorar todo.

Concluya estas importantes reflexiones, sobre sus más graves errores y siga una rutina de mejora continua.

Si le gustó este blog, síganos y de me gusta

sábado, 12 de agosto de 2017

Identifique los aliados y los enemigos en la resolución de problemas


Identifique los aliados y los enemigos en la resolución de problemas


Tener la capacidad para enfrentarse, sobreponerse y ser fortalecido por experiencias de adversidad, es una virtud que no tienen todas las personas. Una persona resiliente es capaz de sobreponerse ante las dificultades y utilizar esas situaciones para crecer y desarrollar al máximo su potencial.

Ser consciente de que después de la tormenta siempre llega la calma, permite desarrollar una habilidad mental para ser más optimista y enfrentar mejor los problemas. Se ha demostrado que las personas que son capaces de resolver problemas de forma efectiva son mucho más resistentes frente a las adversidades. Por ello, las personas que manifiestan respuestas muy emocionales frente a una crisis no se adaptan tan bien como aquellas que afrontan una crisis con la mirada puesta no en el problema, sino en la solución.

Construir en la adversidad alimenta los enemigos que no permiten resolver problemas de forma satisfactoria. Algunos de estos enemigos o emociones negativas son:

  • Ansiedad,
  • Rabia,
  • Miedo,
  • Vulnerabilidad,
  • Desamparo,

Pero de la misma manera debe dejar que los aliados para resolver problemas se apoderen de usted y estos son:
  • Pasarlo bien
  • Divertirse
  • Reír
  • Pasar momentos entrañables con los amigos
  • Jugar

Todas estas emociones positivas lo que producen en las personas es un refuerzo en el sistema inmunológico y aumentan considerablemente la fuente de recursos que necesitarás cuando enfrenta una crisis.

Es importante que no confunda las emociones positivas con sensaciones placenteras porque las sensaciones placenteras no parten directamente de una experiencia cotidiana, mientras que las emociones positivas sí.

Usted tiene varias alternativas para resolver problemas y ellos son:

1. Mediante una solución analítica. o, lo que es lo mismo, el arte de hacerse las mejores preguntas para obtener las respuestas que le facilitarán resolver problemas. Tales como ¿Cuál es el problema?, ¿Cuál es su gravedad?, ¿Cuál es su urgencia?, ¿De cuánto tiempo y de cuánta información dispongo?, ¿A cuántas personas implica?

Junto con estas preguntas también es necesario hacerse las siguientes:

¿Qué deseo?, ¿Cuál es mi objetivo?, ¿Qué resultado consideraré como satisfactorio?, ¿Qué aprenderé?, ¿Cómo podré evitar que vuelva a ocurrir?,

2. Mediante una solución creativa, resolver problemas a partir de ideas o soluciones poco habituales y normalmente se logra cuando se centra en el hecho de que se puede llegar a una solución y se deja de pensar en resolver un problema concreto. No se centra en el análisis, sino más bien en sensaciones o intuiciones que posibilitan la creación de nuevas e imaginativas soluciones. No debe emitir juicios de valor porque los juicios no hacen más que poner barreras y obstáculos a posibles soluciones menos convencionales.

Y no se diga a si mismo. ¡Qué idea más tonta se me acaba de ocurrir! ¡Vaya estupidez me ha venido a la cabeza!

3. Mediante la solución práctica y para lograrlo es necesario alejarse emocionalmente del problema. ¿Por qué? Pues porque para ser prácticos a la hora de resolver problemas hay que aceptar la realidad que está aconteciendo en el momento en que ocurre el problema.

Si discute y se rebela contra la realidad que rodea a su problema, será incapaz de ver una solución práctica del mismo. Porque sus esfuerzos no se centrarán en encontrar una solución funcional, sino que todas sus fuerzas estarán enfocadas a las emociones negativas que no le permitirán solucionar los problemas

Y no olvide que todas las personas tienen problemas. Los problemas son causa de emociones negativas que hacen disminuir su nivel de resistencia y su capacidad de ser resiliente a medida que no son capaces de encontrar soluciones.

Recuerde que los problemas se pueden convertir en oportunidades


Porque le permite ser más resistentes a las adversidades, ser más feliz, a sonreír más, a ser más fuerte, a ganar en confianza, a mejorar la autoestima.

Si le gusto este articulo, por favor dele me gusta

jueves, 10 de agosto de 2017

El autoconocimiento Se ha preguntado ¿Quien soy yo?

http://www.educatoncolombia.com/Gestión-de-la-felicidad-en-las-organizaciones

El autoconocimiento Se ha preguntado ¿Quien soy yo?


Se ha preguntado alguna vez “¿quién soy yo?” y no lo tiene claro, es frecuente sentir una sensación de que su vida no tiene un hilo conductor. 
Conocerse a uno mismo es una forma de ser realista, una manera de tener los pies sobre la tierra, de saber hacia dónde quiere dirigirse y de conectarse con usted mismos.
El autoconocimiento es una de las claves del desarrollo personal y, a la vez, es uno de los principios básicos para poder regular las emociones, relacionarse con los demás y luchar por sus objetivos. Si conoce lo que quiere en la vida, conoce los proyectos y las cosas cotidianas de la vida, y sabe gestionar sus emociones. 
El autoconocimiento ayuda a que las metas que se pone sean realistas y a planificar porque conoce los movimientos y las acciones que debe hacer para llegar a donde desea. Es por eso, por lo que los expertos en desarrollo personal ayudan a las personas a conectarse consigo mismo y a descubrir qué es lo que le motiva y cuáles son sus deseos para gozar de una mayor felicidad. 
El autoconocimiento es esencial en algunas etapas de la vida, porque si no sabe quién es, la confusión no le permite ver el futuro con claridad. Mejorar el autoconocimiento es el punto de partida para mejorar su bienestar general.
¿Qué se puede hacer para mejorar el autoconocimiento?
1. Escriba un diario

Escribir un diario puede ayudar a conocerse a usted mismos. Es bueno porque le hace pensar qué es lo que ha hecho durante el día, y puede ayudar a entender cómo se ha sentido. Pero, además, si vuelve a leer lo que va escribiendo, puede aportar feedback sobre cómo es usted.
Existe un diario que se llama “diario emocional”, está destinado a mejorar el autoconocimiento de sus emociones, afianzar su seguridad, reducir sus miedos y ansiedad para aprender a resolver problemas. 
Consiste en escribir cómo se ha sentido a lo largo del día, es decir, que no solamente se escribe lo que le ha pasado, sino que debe reflexionar sobre sus sentimientos y emociones. Para llevarlo a cabo, puede hacerlo durante 10 minutos diarios. No es mucho tiempo, y puede hacerle más emocionalmente consciente.
2. Anote sus virtudes y sus defectos

Podría parecer que todos nos conocemos, pero en realidad, son muchas las personas que nunca han reflexionado sobre sus virtudes y defectos. De hecho, hay personas que van a una entrevista de trabajo y cuando el entrevistador le solicita que se describa o que resalte sus puntos fuertes o débiles se queda en blanco.
Para evitar esto y conocerse mejor, puede ir colocando en una lista sus virtudes y defectos, pues le hará pensar sobre quién es y las cualidades que posee. Esto también puede ser útil a la hora de buscar trabajo o decidir qué estudios debe emprender.
3. Anote sus pasiones

A la hora de elegir un trabajo o lo que quiera estudiar, también es interesante que valore cuáles son sus aficiones y sus pasiones, es decir, qué actividades o trabajos le hacen sentir en “estado de flow” cuando lo practica. Conocer sus pasiones puede ayudar a mejorar su automotivación y su felicidad.
4. Haga la rueda de la vida

Una dinámica muy conocida para mejorar el autoconocimiento de uno mismo es lo que se conoce como “la rueda de la vida”. Es una técnica de desarrollo personal que consiste hacer un círculo y elegir 10 áreas de su vida que quiera cambiar o mejorar. La rueda de la vida le invita a reflexionar sobre los diferentes aspectos que forman parte de su vida: amistades, familia, trabajo, ocio.
También le hace reflexionar sobre sus prioridades, una vez que ha elegido los puntos de su vida que considera fundamentales, debe asignarle un número en función del orden de preferencia para usted. Después, puede comenzar a escribir las acciones que llevará a cabo para transformar su vida. Esto le permite conocer su presente, pero también saber qué futuro quiere.
5. Pídale a alguien una descripción sobre usted

Muchas veces pensamos que nos vemos igual que los demás nos ven y no siempre es así. A veces, los demás nos ven de otra manera y puede molestarnos. Por eso, para mejorar nuestro autoconocimiento, podemos pedirle a un amigo que nos describa cómo nos ven. Así puede hacerse una imagen más realista de lo que proyectas.
6. Asista a un taller de Inteligencia Emocional

La gestión de las emociones es importante no solo para la higiene mental de las personas, sino también para intervenir sobre el rendimiento y el éxito en la vida.
7. Practique Mindfulness 
Otra práctica que mejora la gestión emocional es el Mindfulness o Atención Plena, que consiste en mejorar la autoconciencia y la capacidad atención y permite aprender a estar en el presente con una mentalidad no enjuiciadora, de aceptación, compasión y de apertura a la experiencia.

8. Opte por el coaching

El coaching  ha mostrado ser eficaz para mejorar el autoconocimiento, planificar mejor las metas que quiere perseguir y empoderarse frente a la vida, con una visión más realista y adaptativa.

domingo, 6 de agosto de 2017

Seis caminos para alcanzar el desarrollo personal



El desarrollo personal es un proceso íntimo y personal. Las personas con un importante nivel de desarrollo personal son capaces de generar una visión abierta, tolerante y amable de todo lo que le rodea. El desarrollo personal está estrechamente vinculado a la capacidad de aprender cosas, cambiar de opinión, adquirir nuevas perspectivas de los hechos dudar, integrar pensamientos e ideas diferentes a las nuestras, por eso les voy a compartir seis caminos que le permitirán obtener mayor desarrollo personal
1.     Conocimiento: La curiosidad intelectual facilita el desarrollo personal porque, sin impedir que seamos expertos en un ámbito concreto, nos permite contemplar ese mismo ámbito desde perspectivas inusitadas y por tanto complementarias. Formarse a lo largo de la vida es esencial para cultivar el desarrollo personal. Para alcanzar este camino usted debe
a.     Diseñar un plan personal de desarrollo
b.     Aprender a mirar su realidad cotidiana bajo un prisma diferente. Busque el contrapunto de su actividad y profundice.
c.      Estimular la curiosidad. Trate de enfocar las cosas bajo diversas perspectivas.
d.     Cuando busque explicaciones a algo, intente encontrar como mínimo dos aproximaciones distintas.
2.     Autoconocimiento. Es una mirada interna que nos permite descubrir aspectos de nuestra psicología profunda. Para alcanzar este camino usted debe
a.     Aprender a relajarse, y desarrolle sus capacidades de autoconciencia y autoconocimiento
b.     Responsa cuestionarios inteligentes de autoconocimientos
c.      Practique técnicas de meditación.
d.     Lea libros sobre eficacia personal y gestión del tiempo, para aprender a cambiar intenciones por acciones
e.     Reprograme sus creencias sobre estos temas
f.       Practique técnicas de programación neuro lingüística.
3.     Acepte la opinión de los demás: Para crecer internamente, es esencial estar en contacto con la gente que nos rodea, pedir retroalimentación sobre nuestro comportamiento y aceptar, Aceptar no significa estar de acuerdo, aceptar es escuchar y permitir que la otra persona se exprese libremente. Para acepta e integrar las observaciones críticas de los demás es importante saber escuchar. Para alcanzar este camino usted debe
a.     Recordar las críticas constructivas
b.     Participar en seminarios abiertos en los que pueda recibir feed back
c.      Identificar sus barreras o mecanismos de defensa
4.     Supere los bloqueos. Un bloqueo es cualquier barrera personal que le impide hacer o dar rienda suelta a su potencial. Procure convencerse de los beneficios que tendrá para usted superar el bloqueo, y trace un plan de cambio paso a paso
5.     Acepte la diversidad. Vivimos en un mundo diverso, diferente, cambiante. Si la diversidad es percibida como un problema o como una amenaza y no como una autentica oportunidad de adaptación y aprendizaje, algo no funciona. Para alcanzar este camino usted debe
a.     Identificar un enemigo y trace un plan de acercarse a él
b.     Piense en actividades inusuales y llévelas a cabo.
c.      Organice y planifique un viaje a través de los cinco sentidos e intente transformar sus hábitos
6.     Oriéntese a la utopía. Se trata de una autentica oportunidad para conseguir que nuestros valores personales más radicales y aventureros tengan una oportunidad para crecer y evolucionar. . Para alcanzar este camino usted debe identifique cuál es su utopía, sueño personal y si no lo tiene constrúyalo a partir de sus ilusiones y piense que es alcanzable

viernes, 4 de agosto de 2017

La Felicidad





La búsqueda de la felicidad es un derecho legítimo de todo ser humano. Los estudios apuntan que cada persona tiene un rango de felicidad determinado, al igual que sucede con el peso humano, de la misma manera, según las nuevas investigaciones, indican que la felicidad puede aumentarse de forma duradera. La psicología positiva muestra que se puede llegar a vivir dentro de los límites más elevados del rango fijo de la felicidad.

La felicidad se puede definir como una combinación sobre la satisfacción con la vida (familiar, de pareja, trabajo) y el bienestar que se siente en el día a día.

Ser feliz, significa encontrarse en un estado mental de bienestar compuesto de emociones positivas, desde alegría hasta placer. El concepto de la felicidad es difuso y su significado puede variar para distintas personas y culturas. Términos relacionados son bienestar, calidad de vida, satisfacción y plenitud.

La Psicología Positiva, se base en tres pilares, enunciadas por Seligman en su libro “La Autentica Felicidad” y ellos son: emoción positiva; los rasgos positivos, sobre todo las fortalezas y virtudes, pero también las “Habilidades” como la inteligencia y la capacidad atlética y las instituciones positivas, como la democracia, la familia unida y la libertad de información, que sustentan las virtudes y a su vez as emociones.


Las emociones positivas como la seguridad, la esperanza y la confianza son más útiles en momentos difíciles, mientras que, en época de dificultad, comprender y reforzar las instituciones cobran importancia.

La felicidad se puede ir conquistando poco a poco, estando muy ligada a un proceso de crecimiento interior que conduzca a la persona a ser cada vez más ella misma, desplegando todas sus potencialidades; a no vivir pendiente del éxito social o del parecer; a lograr tener el poder sobre su propia vida, sintiéndose cada vez más libre de las ataduras externas e internas; al sentido de la propia existencia, . Por ello, analizamos también en qué consiste crecer y qué es lo que favorece y dificulta este proceso de crecimiento interior. Situados en esta perspectiva, defendemos que la felicidad y el optimismo ante la vida es algo que no se adquiere porque sí, o sólo porque queremos.

La felicidad requiere de un profundo y prolongado trabajo interior, para conocer nuestras potencialidades y límites y poder actualizarlas y ayudar a que crezcan en nuestra vida y relaciones. Pero, para crecer en libertad, alegría, optimismo, capacidad de amar, paciencia, bondad, lucidez, sabiduría, apertura a la vida, etc., frecuentemente es necesario hacer un trabajo de curación de las heridas de la sensibilidad, que impiden a la persona actualizar lo que es y ser feliz. Además, es imprescindible llevar a cabo un proceso de reeducación para transformar actitudes y formas de funcionar, adquiridas a lo largo del proceso de desarrollo, que hacen daño a la persona, impidiéndole ser ella misma y feliz.

Este proceso de crecimiento y desarrollo personal, muchas veces requiere de una ayuda que permita a la persona ser consciente de sí misma y de lo que le dificulta ser feliz, para caminar poco a poco en la dirección de su propia realización y felicidad. A pesar de esto, proponemos algunas ideas para ser felices y que es posible llevar a nuestra vida, como vivir el presente, centrarnos en lo positivo, disfrutar de las pequeñas cosas. 

Es frecuente confundir la felicidad con tener unas condiciones de vida favorables y abundantes recursos materiales, algo que, indudablemente, ayuda a tener más oportunidades de satisfacción, pero que no determina la felicidad. Si observamos a nuestro alrededor, podemos comprobar que no todas las personas que poseen muchos bienes (dinero, salud, belleza, juventud, una buena posición económica, un buen clima social…) son felices, ni todas aquellas que no los poseen son infelices. En efecto, podemos encontrarnos con personas que lo tienen “todo” pero que están profundamente insatisfechas, muchas veces porque se comparan con otros y se encuentran en desventaja.
La felicidad no depende de lo que los demás dicen, sino de lo que vivimos en nuestro mundo interior, y por eso hay personas que, aun teniendo muchas cualidades y recursos personales, son infelices, porque ni tan siquiera pueden reconocerlos y ponerlos en práctica en su vida. La imagen que tienen de sí mismas les impide ser quienes son de verdad y esto les provoca una profunda insatisfacción.

La felicidad tampoco significa ausencia de problemas o dificultades en la vida. Ésta es compatible con los problemas inherentes a la existencia, e incluso con condiciones extremadamente difíciles (Frankl, 1992). Lo esencial es la actitud que toma la persona ante la vida y las circunstancias que se le presentan, cómo se percibe y valora a sí misma, cómo interpreta y valora su realidad y su vida, cuáles son sus creencias en torno a cómo vivir y relacionarse, y, también, qué capacidad tiene para disfrutar de la vida y de sí misma. Así, podemos mirar el mundo con gafas oscuras o mal graduadas, y entonces la realidad aparecerá negra, desenfocada, empequeñecida o agrandada, o contemplarlo con unas gafas claras y bien ajustadas que nos permitan ver la realidad tal cual es. (Hernández, 2002; Ellis, 1980).

La felicidad depende también de las aspiraciones y deseos de la persona, que le van a conducir por diferentes caminos en la vida. ¿Son los suyos o los que los demás le “imponen” ?, ¿están guiados por su interpretación de lo que “hay que hacer” en la vida, de sus exigencias autoimpuestas?

Todo esto le puede conducir por caminos de aparente satisfacción, pero de una gran infelicidad (Prh, 1997). Nuestras emociones y vivencias, muchas veces inconscientes, tienen mucho que ver con la felicidad. Ésta guarda mucha relación con el equilibrio interior, con una vivencia emocional proporcionada a lo que nos sucede. Muchas personas, heridas en su sensibilidad, reaccionan de forma repetitiva y desproporcionada ante ciertas situaciones o personas, como si se encontrasen de nuevo ante aquella situación o persona que les hirió en el pasado (Prh, 1997; Prh, 2003).

La felicidad tiene mucho que ver con el sentido de la propia vida, con encontrar valor y disfrutar cada momento como algo único y valioso a vivir, aceptando lo que es, disfrutando y viviéndolo desde quien uno es, sin más. La persona se siente feliz cuando vive fiel a sí misma en cada momento, sin esperar el reconocimiento de los otros o el ajuste a los criterios sociales o familiares, viviendo en una actitud de escucha a quien es, y decidiendo de forma libre y responsable.

No existe mayor satisfacción que la de sentirse uno mismo, actualizando todo lo que somos en el fondo y lo que nos “completa” al vivir, sintiéndonos en plenitud, incluso ante lo más simple, dejándonos fluir e impregnar de quienes somos y de lo que tenemos alrededor. En definitiva, sintiendo la satisfacción de ser quienes somos junto a los otros. La felicidad se relaciona con la sensación de libertad interior, de hacer y vivir desde uno mismo, sin dependencias ni imposiciones, reconociendo los valores y límites en uno mismo y en los demás. Muchísimas insatisfacciones ante la vida están relacionadas con no ser y desplegar en nuestra vida aquello que somos en el fondo. Por esto, también guarda relación con el compromiso con una tarea, en la que podemos desarrollar nuestras mejores cualidades y ser quienes somos.

En este sentido, la felicidad tiene mucho que ver con nuestra capacidad para estar interesados en algo. El flow, término acuñado por Mihaly Csikszentmihalyi (1997), se experimenta al tener una experiencia plena. Es un sentimiento de estar bien, de plenitud, de felicidad, que se da cuando hacemos algo que concentra nuestra atención al máximo, que saca lo mejor de nosotros mismos, implicándonos plenamente. Es una especie de corriente que atraviesa, impulsa y dirige las vidas de quienes poseen esa emoción o son poseídos por ella.

El flow se experimenta al realizar actividades que tienen un sentido. La felicidad está ahí, en las actividades que tienen un sentido personal. No está en el ocio o en no hacer nada.
Sentirse feliz implica poder vibrar ante la vida, tener una mirada entusiasta y optimista ante ella (Avia y Vázquez, 1998), hacer de cada momento algo especial a vivir, disfrutar de lo pequeño, de lo sencillo, detenerse y admirar la belleza donde quiera que esté, contemplar, implicarnos y disfrutar cada experiencia, sin anticipar ni esperar nada, sólo vivirla. Otras condiciones importantes para sentirnos felices son tener un cierto control sobre lo que hacemos, sobre nuestro trabajo, sobre nuestra vida, y vivir alejados del estrés. Sin embargo, nuestra actual organización laboral y social genera en las personas mucho estrés y una sensación de falta de control, que puede conducirles a creer que “haga lo que haga no va a tener ninguna repercusión” (Seligman, 1983).

Todo ello contribuye a la sensación de infelicidad. Por todo esto, podemos afirmar que la felicidad es algo interior que tiene mucho que ver con la emoción que ponemos en nuestra vida, en lo que hacemos, con aquello que nos motiva y que está relacionado con poner en juego nuestras cualidades y valores, comprometiéndonos en ello, lo que nos conduce a una satisfacción profunda con nosotros mismos porque nos hace ser y crecer en quienes somos de verdad (Prh, 1990, 1997). De ahí que los atajos de la felicidad como el dinero, las drogas, el sexo, el activismo, el no hacer nada… sean fórmulas que únicamente proporcionan una satisfacción que, con frecuencia, es muy breve.

El denominado “bienestar subjetivo” es una evaluación que hace la persona en torno a su vida, una evaluación global sobre la satisfacción con la misma, recalcando el predominio de las emociones y sentimientos agradables sobre los de desagrado o de malestar. En definitiva, consiste en que la persona se sienta bien, no porque los demás lo digan sino porque es lo que ella siente.

Y recuerde que:

La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.





miércoles, 2 de agosto de 2017

El perfil polivalente cada vez es más demandado por las empresas


A los perfiles polivalentes se les conoce como los “trabajadores orquesta”. Pueden desempeñar con éxito funciones muy diferentes y realizar tareas que poco o nada tienen que ver entre sí. Es un recurso utilizado por muchas empresas para poder “hacer más con menos”. Seguro que todos conocemos a alguien que cumple funciones diferentes dentro de su trabajo. Por ejemplo, una recepcionista, administrativa y comercial a ratos.
Cuando el entorno es cambiante y se requiere una gran capacidad de adaptación y aprendizaje de nuevas funciones, las empresas suelen demandar perfiles generalistas que puedan abarcar diferentes funciones. La polivalencia puede ser funcional o sectorial, lo importante es que el trabajador polivalente sepa desenvolverse en diferentes entornos.
Los perfiles polivalentes se caracterizan por tener nociones básicas sobre diferentes áreas y materias, pudiendo profundizar en ellas una vez comiencen a desempeñar diferentes tareas. 
El trabajador polivalente debe tener las siguientes cualidades: 
Trabajo en equipo: la gran característica que se les pide es que se integren en la línea de producción junto al grupo de compañeros. Es ahí donde deben demostrar su habilidad y eficiencia. Los empleos polivalentes están incluidos en unos protocolos de producción que involucran a todos. Es importante cumplirlos y, si es a través de un equipo solvente y fidelizado, mucho mejor.
Comunicación: las capacidades de palabra y de comprensión y aprendizaje de las tareas que le son propias junto a sus compañeros son cruciales. Conseguir un trabajador que demuestre capacidad de adaptación y empatía por el resto de empleados es una máxima constante que no todos los especialistas en recursos humanos tienen en cuenta.
Escucha activa: el candidato ideal debe interiorizar los procesos que aprenda, procesando los diferentes inputs que recibe para mejorar la calidad de su trabajo y lograr, así, el producto o servicio más optimizado.
Capacidad para gestionar la diversidad: en un mismo trabajo se pueden dar diferencias generacionales, de raza, de género, por orientación sexual y un sinfín de elementos que pueden motivar discriminaciones. Los prejuicios ante las diferencias culturales y sociales pueden romper la armonía en la línea de producción de una empresa. ¿Cómo lograr el mejor talento en este campo? 
Predisposición al cambio. hace referencia a la versatilidad en el comportamiento, a la emisión de conductas adaptativas.
Tolerancia con situaciones de incertidumbre. Se trata de la capacidad para aceptar la falta de concreción en las respuestas y tolerar situaciones o acontecimientos ambiguos
Resiliencia, es decir, capacidad de recuperarse en situaciones complicadas.
Finalmente, la Flexibilidad y polivalencia van de la mano. Cada vez se demandan perfiles con mayor disposición horaria para realizar turnos alternos. Las circunstancias de la producción pueden exigir el aumento o la disminución de horas de trabajo y el empleado debe estar dispuesto a aceptarlo.

Ver video