sábado, 27 de agosto de 2016

Comunicación Verbal y No Verbal





En nuestra profesión debemos comunicarnos constantemente. Lo hacemos a pequeño nivel cuando estamos con un cliente ofreciendo nuestros bienes y servicios, pero en ocasiones también tenemos que hacer presentaciones para un público mayor

Los distintos tipos de comunicación se diferencian en función del código utilizado (oral, escrito, lingüístico, paralingüístico o extralingüístico).

Encontramos tres momentos en la comunicación:

  1. La comunicación verbal se compone de códigos lingüísticos orales y escritos – es – Qué se dice.
  2. La comunicación paraverbal se compone de códigos paralingüísticos es – Cómo se dice.
  3. Y la comunicación no verbal se compone de códigos extralingüísticos y no lingüísticos – Cómo se Transmite.

Los distintos tipos de comunicación se diferencian en función del código utilizado.


La comunicación verbal


Es aquella que utiliza signos lingüísticos y siempre va acompañado de códigos paralingüísticos como el volumen o tono de voz. Depende del lenguaje.

Un buen uso del lenguaje oral y escrito es una de las principales habilidades de comunicación.
Una buena comunicación verbal debe ser:
  1. ·         Clara, ordenada y coherente.
  2. ·         Adaptada a las características del auditorio o interlocutor.
  3. ·         Correcta en la formulación de ideas.

Los elementos fundamentales de la comunicación verbal efectiva son:
  • ·         Lo que se quiere dar a conocer.
  • ·         El interés del interlocutor.
  • ·         El uso del lenguaje de un modo preciso y persuasivo.


Comunicación paraverbal


Acompaña a elementos paraverbales como
  • ·         Murmullos de aprobación o afirmación.
  • ·         Exclamaciones.
  • ·         Latencia.
  • ·         Elementos de la voz.

·         Timbre.
·         Tono.
·         Volumen.
·         Inflexiones.
·         Enfatizaciones…
  • ·         Fluidez del habla.
  • ·         Tiempo de habla.
  • ·         Velocidad de habla.

Los códigos paralingüísticos son:

Entonación: el modo en que modulamos a la hora de transmitir nuestras opiniones, pensamientos y emociones. La entonación da vitalidad a la conversación y destaca unos elementos del discurso sobre otros. Cuando creemos que estamos diciendo algo importante, enfatizamos lo que decimos con la entonación.

Articulación. Referida al modo en que vocalizamos. Una mala articulación puede entorpecer la comunicación y hacer que el receptor confunda unas palabras con otras.

Elocución. Es la velocidad con la que hablamos y el uso de los silencios. Un buen uso del silencio puede ayudarnos a mostrar interés o subrayar las ideas principales de un discurso.


Comunicación no verbal


No utiliza la palabra. Son gestos y señales que apoyan o contradicen lo que decimos.

En toda comunicación se coordinan elementos verbales y no verbales.Según Albert Mehrabian, en la comunicación el componente verbal transmite sólo un 7% de la información total, siendo la comunicación paraverbal un 38% y el componente no verbal la mayoría de la información transmitida con un 55%.

La mayoría de los gestos básicos de la comunicación son universales, especialmente los relacionados con las emociones básicas (alegría, tristeza, miedo, asombro, ira y desprecio). La gente sonríe cuando es feliz, frunce el ceño cuando se enfada, abre los ojos y eleva las cejas cuando se sorprende…

Las señales no verbales influyen sobre el interlocutor más que el contenido verbal del mensaje y cuando lo verbal y lo no verbal se contradicen se tiende a creer más en lo que se ve que en lo que se oye. Ya se dice que un gesto vale más que mil palabras. Los criterios básicos de la comunicación no verbal son los siguientes:

Todo comportamiento no verbal está asociado a la comunicación en su conjunto, de modo que no podemos comprender un gesto aislado sin tener en cuenta el contexto en el que se produce.

Para que la comunicación sea comprensible y sincera es necesario que sus componentes verbales y no verbales sean congruentes.

Cada comportamiento no verbal tiene lugar en un contexto de comunicación.

Encontramos que la Kinesia estudia la comunicación a través del lenguaje corporal. Estudia la postura, los gestos, expresiones faciales, miradas y sonrisas.
Postura corporal: La postura transmite actitudes y sentimientos hacia las personas con las que hablamos.

Posición: Refleja el grado de aceptación mutua en las interacciones. Si conectamos bien con el otro tendremos a imitar sus posturas. Cuando cambiamos de opinión durante una conversación reacomodamos la posición de nuestro cuerpo.
La posición que adoptan nuestros clientes nos dará una pista sobre el interés que despiertan los productos o servicios que estamos ofertando

Orientación: Se trata del grado en que desviamos hombros y piernas respecto a las personas con las que estamos conversando.
  • ·         Mirada
  • ·         Sonrisa
  • ·         Gestos faciales
  • ·         Asentimientos
  • ·         Postura corporal
  • ·         Orientación del cuerpo
  • ·         Gestos con las manos
  • ·         Gestos con piernas y pies
  • ·         Movimientos de cabeza
  • ·         Movimientos de manos y pies
  • ·         Automanipulaciones
  • ·         Desplazamientos en el espacio
  • ·         Distancias
  • ·         Contacto físico

Cuanto más nos agrada la persona que nos habla o más de acuerdo estamos con lo que nos dice más se orienta nuestro cuerpo hacia ella.

Movimiento: El exceso de movimiento transmite (y contagia) el nerviosismo. Si es escaso muestra pasividad, formalidad excesiva o indiferencia.

Gestos: Los gestos nos ayudan a aclarar el mensaje que queremos transmitir, con ellos revelamos emociones, enfatizamos lo que decimos y transmitimos sin palabras.

A través de un simple apretón de manos podemos transmitir dominio, sumisión o igualdad.

Los dedos entrelazados reflejan frustración y actitud negativa. Las manos en ojiva transmiten autoconfianza. Taparse la boca o tocarse la nariz expresa mentira. Nos frotamos la ceja cuando no nos gusta lo que nos dicen. Nos rascamos el cuello cuando dudamos. Ponemos los dedos en la boca cuando nos sentimos presionados. Apoyamos la cabeza en la mano cuando nos aburrimos.

Cuando una persona miente y está de pie, tiende a dar un paso hacia atrás. Las mujeres solemos enredar un mechón de pelo en su dedo si les gusta un joven con el que hablan. Cuando estamos tomando una decisión nos acariciamos la barbilla. Cuando alguien se frota la frente manifiesta apertura mental y posiblemente se trate de alguien con quien resulta sencillo trabajar. Inclinamos la cabeza cuando algo nos interesa…

Los emblemas: son gestos que significan palabras o frases hechas. En este caso la elección del gesto es consciente, es decir, seleccionamos el emblema que vamos a usar del mismo modo que seleccionamos las palabras que vamos a decir. Pero tenemos que tener cuidado, porque el significado del emblema puede cambiar según el contexto, la cultura y la persona que lo hace.

Expresión facial: manifiesta el estado emocional de las personas. Las emociones se expresan en nuestra cara a través de tres zonas básicas: la frente, los ojos y la parte inferior del rostro (nariz, mejillas, boca y mentón). A través de nuestra expresión facial ofrecemos a quien nos habla un feedback a través del que le decimos “te escucho”, “te comprendo”, “te acepto”, “estoy en desacuerdo”…

Mirada: los ojos son la parte más expresiva del rostro. Una persona que miente puede aprender a contener su postura, sus gestos, su sonrisa… pero controlar la mirada es mucho más difícil. Nuestra mirada expresa intereses, emociones y estados de ánimo.

Dilatación pupilar: nuestras pupilas pueden dilatarse hasta un 45% cuando nos sentimos atraídos por la persona que tenemos en frente. Ante actitudes positivas, las pupilas se dilatan. Ante actitudes negativas, las pupilas se contraen. El exceso de parpadeo puede manifestar nerviosismo o bien esfuerzos por mantenerse despierto.

Contacto ocular: Mirar fijamente puede interpretarse como superioridad, grosería, desafío. Sin embargo, cuando la mirada es esquiva la conversación se hace más difícil. Si no miramos a quien nos habla puede pensar que no le prestamos atención, que no nos interesa lo que nos dice, que mentimos o que somos personas tímidas e inseguras. Si mientras hablas notas que la otra persona retira el contacto ocular, tal vez es el momento de finalizar la conversación.

Sonrisa: la sonrisa transmite emociones positivas y también es un poderoso elemento socializador que provoca efectos positivos en los demás. Comunica intenciones amigables y amortigua tensiones.
Algunas veces la sonrisa es simulada. Esto no significa siempre que la otra persona sea hipócrita o embustera, pues tendemos a sonreír cuando estamos ansiosos o nerviosos.


La proxémica investiga la organización del espacio y su influencia en la comunicación. Nos desplazamos por el mundo como si estuviéramos rodeados de una burbuja invisible que es más pequeña cuanta más confianza existe con las personas con las que nos relacionamos. El tamaño de esta burbuja varía de unas culturas a otra y tiende a ser mayor en pueblos que en grandes ciudades.
  • ·         Distancia íntima: hasta 45 cm.
  • ·         Distancia personal: de 45 a 120 cm.
  • ·         Distancia social: de 120 a 360 cm.
  • ·         Distancia pública: desde los 360 cm hasta el límite de lo visible y audible.

Finalmente, lo más importante para el profesional de las ventas es que
•          Que sea natural, que sea usted mismo.
•             que tenga claridad en los argumentos de venta
•             muestre conocimiento de la materia.
•             Practique sus habilidades de comunicación.
•             Tenga confianza en si mismo.
•             Que irradie credibilidad.

•             Sea sincero. 



miércoles, 24 de agosto de 2016

COMO TOMAR DECISIONES





COMO TOMAR DECISIONES
Lina Toro




La toma de decisiones a nivel individual se caracteriza por el hecho de que una persona haga uso de su razonamiento y pensamiento para elegir una solución a un problema que se le presente en la vida; es decir, si una persona tiene un problema, deberá ser capaz de resolverlo individualmente tomando decisiones con ese específico motivo. También, la toma de decisiones es considerada como una de las etapas de la dirección.

En la toma de decisiones importa la elección de un camino a seguir, por lo que en un estado anterior deben evaluarse alternativas de acción. Si estas últimas no están presentes, no existirá decisión. Para tomar una decisión, cualquiera que sea su naturaleza, es necesario conocer, comprender, analizar un problema, para así poder darle solución. En algunos casos, por ser tan simples y cotidianos, este proceso se realiza de forma implícita y se soluciona muy rápidamente, pero existen otros casos en los cuales las consecuencias de una mala o buena elección pueden tener repercusiones en la vida y si es en un contexto laboral en el éxito o fracaso de la organización, para los cuales es necesario realizar un proceso más estructurado que puede dar más seguridad e información para resolver el problema.

Aprender a tomar decisiones implica desarrollar conjuntamente muchos elementos de nuestra personalidad: el espíritu crítico, la autoestima, la responsabilidad… El primer paso es perder el miedo a tomar decisiones, y a eso también se aprende con la práctica: desde pequeños deben comenzar ya a decidir cuestiones adaptadas a su edad, pero que les afecten directamente.

Cuando nos encontremos  ante la necesidad de tomar una decisión, es necesario que consideremos una gran cantidad de variables si es que queremos tener mayores posibilidades de elegir la correcta, debemos saber que en la vida existe una "regla de oro": las decisiones incorrectas siempre nos conducirán a tener que enfrentar consecuencias difíciles y a veces irreversibles.

Cuando una persona es menor de edad, con frecuencia su conducta o acciones se guían por el consejo de sus mayores, aún no cuenta con todos los elementos para poder identificar la mejor decisión.

Al llegar la adolescencia, nuestro desarrollo mental nos permite considerar un mayor número de variables y analizar cada situación, incluso aquellas que requieran comprender conceptos abstractos; a pesar de esto, aún no se cuenta con un elemento importantísimo: la experiencia.

Una de las alternativas es usar un sistema, un esquema mental que nos permita organizar toda la información para entenderla y así poder decidir mejor, consiste en tratar de imaginar los diversos escenarios y las posibles consecuencias a que nos podría llevar nuestra elección. Es importante que intentemos contar con varios escenarios sobre lo que nos importa decidir, pues cuando sólo se considera una alternativa existen más probabilidades de que creamos que nuestro camino se ha cerrado y no siempre es así.

Lo más importante de aprender a decidir es tener la certeza y los argumentos suficientes para garantizar que la determinación tomada era la más viable. Es cierto, a veces  surge la equivocación, pero la experiencia la va borrando.

La capacidad que tiene una persona para elegir sobre lo que es más importante define en cierta medida su futuro académico y profesional.

Algunos consejos para hacer más fácil la toma de decisiones son:
  •         Fijar objetivos realistas a corto, mediano y largo plazo.
Si vamos a decidir cuál será nuestro futuro profesional, deberemos  elegir una actividad que, de manera realista, se relacione con nuestra  vida y nuestras  posibilidades. Identificar los objetivos es el paso más importante de todos, una vez que sabemos cuáles son, resulta más sencillo trazarnos  metas y decidir cómo alcanzarlas.
  •   Reunir la información necesaria.
Una vez que hayamos  identificado las diferentes opciones de los que nos gustaría ser, por ejemplo, ingeniero agrónomo, es importante investigar de qué se trata la carrera, en donde la imparten, cuál es el campo de acción del agrónomo, qué campo de desarrollo tiene, etcétera. Las preguntas "por qué", "quién", "qué", "cuándo", "dónde" y "cómo" representan una lista de control de áreas que se deben investigar antes de tomar una decisión.
  •   Determinar el esfuerzo o costo que se tiene que aplicar.
Concite en saber qué tan difícil y complicada es dicha carrera, cuáles son los costos económicos, qué exigencias tiene la escuela, etcétera. Esto nos  puede ayudar a identificar las opciones para resolver las dificultades que se nos pudieran presentar.
  • Establecer diferentes opciones (plan A, B, o C).
Siempre es importante tener un plan B o C para cuando las cosas no salen como nosotros queremos. Quizá, por ejemplo, no hay suficiente cupo en la escuela, etcétera. Esto nos  puede ayudar a identificar las opciones para resolver las dificultades que se nos pudieran presentar.
  • No limitarse, no tener miedo, ser creativo.
Si bien es cierto que debemos ser realistas, también es cierto que podemos ser creativos, arrojados, decididos; es decir, dentro de lo que es realmente posible, desarrollar nuevas formas de ver y enfrentar la vida y lograr lo que nos hemos propuestos. En el ejemplo, de agronomía que hemos estado empleando, quizá una opción es escribir a la organización ecológica Greenpeace, a la UNESCO, a la Secretaría de Desarrollo Social o a la Secretaría de Educación Pública  para saber si ellos podrían otorgar apoyos o becas.
  • Evaluar opciones.
Esto es, considerar pros y contras, midiendo riesgos y oportunidades, tomando en cuenta la opinión de personas significativas en nuestra vida, así como las condiciones sociales, culturales y económicas del entorno.
  •   Determinar las estrategias que debes seguir para conseguir nuestros  logros.
Por ejemplo, solicitar el ingreso en dos o tres centros de estudios de nivel medio superior o universidades, para aumentar las posibilidades de ser admitido, o elegir la opción que más se ajuste a la economía familiar.

Lo contrario a la decisión es la indecisión.

La indecisión se define como una falta de determinación ante una situación, es inseguridad, falta de carácter o valor. es un trastorno que destruye la seguridad y que se vuelve un problema a la hora de decidir, es la incapacidad de elegir entre dos o más opciones, como; decidir qué ropa usar, qué menú escoger en un restaurante o simplemente decir no a lo que no se quiere hacer, todo ello por la falta de confianza en sí mismo.

Se puede considerar a la indecisión como falta de autonomía, que impide a un individuo tomar una decisión, elegir algún camino entre varios, o resolver alguna problemática. La ‘’indecisión’’ provoca hacer juicios prematuros sin tener la suficiente información requerida para procesarlo y agregando un valor ético y moral, muchas veces son inconscientes. Al preocuparse de problemas que no están a nuestro alcance o que no podemos resolver, sólo podemos observar nuestra falta de capacidad, por lo cual entramos en bloqueos emocionales y conflictos para toma de decisiones. Teniendo en cuenta que lo más común para llegar a un bloqueo, son los miedos.

Dr. Jeffrey Z. Rubín (1986) identificó algunos factores que entorpecen la toma de decisiones:
·        
  •  Desconectarnos de nuestros sentimientos, crearse dudas, desconfiar de nuestras capacidades, baja autoestima, exageración del propio punto de vista, ser dependiente, tomar decisiones bajo presión y evadir la toma de decisiones.

  • Es importante considerar que al momento de tomar decisiones, es necesario no involucrarse de manera personal en la situación presentada y de tratar de tomar una postura imparcial o neutra, así como ver desde distintos puntos la situación, para poder buscar una solución viable y adecuada a la vivencia de cada persona.

  • También es importante destacar las propias motivaciones, para lograr lo que se desea, encontrando opciones nuevas. Brindándonos cierta libertad, que hará de este proceso de decisión, una posibilidad creativa, de probar diferentes posibilidades a partir de las cuales puedan abrir paso a nuevas alternativas.
Etapas más frecuentes de indecisiones:

Las etapas más frecuentes de indecisiones son la pre-adolescencia y la adolescencia como tal, son etapas difíciles en las cuales a los jóvenes les cuesta trabajo decidir en los varios aspectos de su vida; los elementos que tal vez influyen son miedo, enojo, apatía, etc. La pre-adolescencia y la adolescencia son complicadas porque se quiere dejar de ser niño pero, a la vez, seguirlo siendo y empezar a ser adulto, pero se teme serlo. Es la indecisión de “¿soy niño o soy adulto?”, “¿Quién soy?”. Aunque cabe mencionar que a lo largo de nuestra vida el tomar decisiones es todo un reto ¿Cuántas veces no hemos estado indecisos, y cuando llegamos a una respuesta nos damos cuenta de que no era tan complicado como parecía? Entonces como conclusión podemos decir que las indecisiones siempre estarán presentes a lo largo de nuestras vidas, pero no con tanta fuerza como en la pre-adolescencia y la adolescencia.

A qué se debe la indecisión:

Algunas de las causas pueden ser, que la falta de confianza en las habilidades propias para resolver problemas venga desde el seno familiar, es decir, que dado en un ambiente familiar autoritario hace que los hijos no tengan un desarrollo personal óptimo, por lo que llegan a la edad adulta sin saber tomar decisiones, lo mismo pasa en un ambiente sobre protector donde prácticamente le resuelven la vida a los hijos, afectando su propia madurez.

La poca capacidad para tomar decisiones es uno de los problemas que más inconvenientes causan a la hora del desarrollo personal y profesional. “El temor de tomar el camino incorrecto es mucha veces el causante para que no se enfrenten las elecciones y siempre se deriven a otra persona que debe ejercer esa responsabilidad. Tomar decisiones es un aprendizaje que mucho tiene que ver con la propia seguridad y la confianza en uno mismo, nada tiene que ver con acertar en lo que se decida hacer o no hacer. “Todos nos equivocamos, hay que perder el miedo a errar para poder elegir sin temores y así poder tomar decisiones, ya sean buenas o malas.

El indeciso es la persona que no se decide a ejecutar una acción, ni a seleccionar una estrategia no se orienta a un determinado rumbo renunciando a otros, no se atreve a solucionar problemas. Cada decisión nos compromete y en última instancia lo que el indeciso teme es al compromiso, no está dispuesto a pagar por el costo de sus decisiones, no quiere asumir el riesgo de perder.

En conclusión el proceso de crecimiento va aunado a un proceso de toma de decisiones. En la medida que vamos creciendo, tomamos cada vez más decisiones.

Por otro lado el proceso de crecimiento y desarrollo es individual; y aunque algunos aprendan antes a hablar, caminar o a relacionarse, cada uno de nosotros tiene que vivir y construye un proceso propio. Crecer no significa solo desarrollarnos físicamente, requerimos también crecer psicológicamente y emocionalmente.

Para crecer psicológicamente y emocionalmente es necesario convivir en sociedad y vivir experiencias que nos enfrenten a tener que tomar decisiones. Crecer significa entender de forma gradual cuestiones mas complejas, así como tomar cada vez más decisiones.

“No soy producto de mis circunstancias, soy producto de mis decisiones”.

 Steven Covey.



Aproximaciones a la gestión del conocimiento en empresas colombianas


Manuel Alfonso Garzón Castrillon

RESUMEN

Esta ponencia presenta un estudio descriptivo que en su primera fase busca determinar la incidencia de la Gestión del conocimiento en cuarenta y cinco empresas ubicadas en Bogotá D.C. La escala de medición es tipo Likert, se tomó como referencia ratificar con la moda de las distribuciones de frecuencia para así determinar la dirección o tendencia de las respuestas en los ítems y se estableció la correlación entre dichos puntajes. Esta correlación permite mostrar la pertinencia de la dimensión como variable de análisis en el contexto de la gestión del conocimiento. Se utilizó el procedimiento de Análisis de Varianza –ANOVA- a una vía, donde se tomó como variable dependiente el puntaje de la dimensión y como factor las empresas. El Objetivo General es identificar factores que determinan que el aprendizaje organizacional (Learning Organizations) es la base de la gestión del conocimiento(Knowledge Management),y éste a su vez es la base de la generación de capital intelectual ( Intellectual Capital) en las organizaciones colombianas perdurables, con base en el manejo de herramientas teóricas y metodológicas que permitan el contraste, la retroalimentación, la reconstrucción y la construcción de modelos referenciales, factibles por sí mismos de ser aplicados en la solución innovadora de problemas concretos en las organizaciones. Los procedimientos estadísticos se realizaron utilizando el paquete estadístico SPSS

Palabras clave: gestión del conocimiento, capital intelectual, tecnología para la gestión del conocimiento e intraemprendimiento

 ABSTRACT

This presentation offers a descriptive study that tries to determine the effect of Knowledge Management in forty five companies located in Bogota D.C.

The measurement scale is a Likert type one. It takes as a reference, to ratify with the mode of the frequency distributions in order to determine the direction or trend of the answers in the items and it settled the correlation among such scores. This correlation allows showing the relevancy of the dimension as a variable of analysis in the context of Knowledge Management. The procedure of Variance Analysis - ANOVA is used in one line, where the score of the dimension is taken as a dependent variable, and the companies as the factor. The General Aim is to identify factors which determine that the Organizational Learning is the basis of the Knowledge Management, and at the same time, it is the basis of the generation of  Intellectual Capital in the Colombian lasting organizations, based on the managing of theoretical and methodological tools that allow contrast, feedback, reconstruction and construction of referential models, feasible of being applied in the innovative solution of concrete problems in the organizations. The statistical procedures were carried out using the statistical package (SPSS).

Key words:  Knowledge Management, Organizational Learning, Intellectual Capital, Technology for the Knowledge Management, and Entrepreneurship.

 ANTECEDENTES


El pionero en la gestión del conocimiento es Etzioni Amitai (1979) en la Universidad de Columbia, quien escribe su libro organizaciones modernas y, en el capítulo VIII con relación a la autoridad administrativa, plantea en sus palabras que el dilema estructural más importante es la tensión inevitable impuesta a la organización por el uso del conocimiento. Todas las unidades sociales, afirma, utilizan el conocimiento, pero las organizaciones usan más conocimientos y más sistemáticamente que las demás unidades sociales. Además, la mayor parte del conocimiento es creada en las organizaciones y éste es el pasado de generación en gene-ración, es decir, preservado por las organizaciones. 

Para cualquier organización conseguir   posicionarse y permanecer viva en el mercado globalizado (donde paradigmas como el tiempo, la distancia y el espacio fueron rotos con la realidad de las tecnologías de la información) es un objetivo primordial. Un informe de la consultora Ernst &Young (1998) al respecto afirma que la gestión del conocimiento se basa en la premisa de que el conocimiento es la capacidad para crear lazos más estrechos con los clientes, la capacidad para analizar informaciones corporativas y atribuirles nuevos usos, la capacidad para crear procesos que habiliten a los trabajadores de cualquier local a acceder y utilizar información para conquistar nuevos mercados y, finalmente, la capacidad para desarrollar y distribuir productos y servicios para estos nuevos mercados de forma más rápida y eficiente que los competidores. 

También el surgimiento del concepto de trabajadores del conocimiento, que debemos al autor Peter Drucker, que es el pensador más importante de nuestro tiempo en materias gerenciales, acuñó la expresión “trabajador del conocimiento” en su libro  Landmarks of Tomorrow , publicado en 1959En 1994 Drucker vaticinó que un tercio o más de la fuerza laboral estadounidense estaría constituida por trabajadores del conocimiento, al terminar el siglo (Drucker 1994 p. 53),tesis que confirmó en 2002 (Drucker,2002, p. 2). Los trabajadores del conocimiento son aquellos integrantes dela fuerza laboral cuyas destrezas son principalmente intelectuales en lugar de manuales; son las personas que crean y aplican el conocimiento en lugar de fabricar cosas. 

En la medida en que el trabajo deja de ser cuestión de acciones repetitivas gobernadas por instrucciones estrictas o técnicas simples para convertirse en una serie de actos singulares que exigen decisiones complejas basadas en el entendimiento, el conocimiento adquiere cada vez mayor importancia y a su vez el número de trabajadores del conocimiento va creciendo constantemente. Son muchos los escritos que hablan a cerca de la gestión del conocimiento, se reconocen modelos, definiciones e infinidad de aplicaciones dentro del ámbito empresarial, los que han permitido que se determinen los aspectos más relevantes de cada uno de ellos en cuanto a términos y tipologías en el marco teórico. (Baje el articulo completo aquí)