viernes, 18 de diciembre de 2015

El buen uso del poder en la empresa

¿Goza usted de una posición de poder?

¿Ejerce un buen uso?

¿El poder ejerce encanto sobre usted?

¿Cómo concibe el poder: para ejercer influencia o para controlar a los demás?

¿El poder que ostenta le ha sido otorgado o nace de su interior?

¿Se siente poderoso?

¿Su estilo de ejercer el poder contribuye a la obtención de los resultados y metas esperados por usted y su organización?

Una de las motivaciones más fuertes del ser humano es la búsqueda del poder. Búsqueda relacionada con el deseo de controlar o transformar el entorno y las situaciones que le rodean. Pero ¿Qué entiende normalmente la gente por poder?

Muchas personas asocian el poder con la posición, otros con la capacidad de dominar a otros, algunos con ambición desmedida, piensan que el poder corrompe por ser malo, otros hablan de poder bueno y de poder malo. Pero más allá de las consideraciones sobre el poder, éste no es ni bueno ni malo, ni positivo ni negativo por sí mismo. El poder es neutro. El cómo las personas lo usan es lo que establece la diferencia.

El poder puede ser benéfico o destructor, según cómo se emplee y para los fines que se use; puede ser usado con respeto por los demás, como un instrumento para construir.

Algunos gerentes ven el poder como un recurso que la empresa les confiere a través de la embestidura del cargo, para controlar, imponer sus ideas, ejercer la autoridad de la posición para hacer cumplir los requerimientos, pero esta noción del ejercicio del poder ha perdido vigencia y efectividad. La gente de hoy no se conforma con recibir y cumplir órdenes, es más exigente desde el punto de vista de la responsabilidad social empresarial, legal y laboral, más demandante, pues el mandamás ya no funciona.

El poder basado en un liderazgo más participativo, que propicia el consenso, la creación de alianzas y las negociaciones creativas, es el estilo de poder de un verdadero líder. Un poder que incluye la comunicación y el dialogo como vía para la concertación y la solución de conflictos. Un poder ejercido desde el liderazgo como instrumento de influencia orientada al logro de los objetivos comunes y el enfoque y la acción dirigida al logro de los objetivos empresariales, sin perder de vista las necesidades de las personas.

Aprender a usar el poder para liderar, generar influencia para conseguir resultados con base a objetivos compartidos, requiere aprender a usar la capacidad de movilizar la energía propia hacia esos objetivos compartidos definidos, con el fin de transformar el entorno, lo cual demanda el desarrollo de destrezas y habilidades para el liderazgo. El desarrollo de la capacidad para liderar, provee a la persona de la estructura, el sentido y la orientación para que exprese su poder hacia el logro de los resultados propuestos. Crecer en liderazgo implica un proceso de crecimiento personal, que se relaciona con la formación y el desarrollo del carácter, que se forja desde adentro hacia fuera, desde la claridad de los procesos personales del líder, desde la conciencia de su interioridad.

El poder practicado utilizando el liderazgo como expresión, se enuncia bajo la filosofía de servicio, otorgando respeto al otro, dando como resultado la sinergia y la interdependencia; el fomento del autocontrol, la autonomía y el trabajo en equipo.

Y debemos recordar que la autoridad se destruye cuando el líder, debiendo usar el poder, no lo ejerce, mostrándose como incompetente y falto de carácter y, por esa vía, incumpliendo no solo con los objetivos de


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.   @educatoncolombia #youtube #youtubeMusic #youtubePremiun YouTube Music...