miércoles, 19 de octubre de 2016

Medicina natural






Medicina natural
Lina Toro


Se entiende por medicina natura a los métodos curativos o paliativos de diversas enfermedades, pero con prácticas que se encuentran por fuera del avance de la medicina convencional y farmacológica. Últimamente, está siendo una manera bastante habitual de tratar enfermedades y malestares, de una manera alternativa a la medicina convencional, Incluso, dentro de la consideración de la Organización Mundial de la Salud, medicina natural es aquella que se basa en los sistemas de la medicina tradicional y también los métodos curativos que supieron emplear los aborígenes, tiempo atrás.

Generalmente, la diferencia sustancial se encuentra entre los preparados que la medicina natural emplea para los tratamientos de salud. El punto de partida de este tipo de terapias, muchas veces, es buscar el mismo principio activo de los medicamentos pero en su estado natural. De esa manera, se pueden buscar los beneficios naturales de los elementos que servirán de reemplazo del medicamento, sin tener que emplear químicos, ni otras sustancias nocivas para el organismo.

Dentro de las prácticas de medicina natural podemos  encontrar  los remedios caseros y naturales, también la homeopatía, la acupuntura, las flores de bach y muchas otras prácticas que están insertas dentro de esta consideración, ya que sirven para tratar diversos problemas de salud pero siempre recurriendo a materias primas naturales para conseguirlo.

En una sociedad que busca la calidad de vida como objetivo para vivir sanos, la medicina naturista es otra de las alternativas lógicas que nos pueden ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos, pues busca la relajación del cuerpo y, con ella, la del espíritu.

La medicina alternativa es importante como vía secundaria a la medicina tradicional. Se sabe que por los medios y métodos establecidos por la primera, muchas dolencias, afecciones o enfermedades que el cuerpo humano puede desarrollar no se solucionarían ya que requieren intervenciones o cuidados más profundos. Sin embargo, sí puede ser útil para tratar condiciones no del todo graves que tengan que ver con la salud más superficial de la persona, por ejemplo una gripe, trastornos de ansiedad, problemas de digestión, etc. La controversia sobre la importancia de la medicina alternativa supone que la misma no cura realmente ningún problema sino que sirve más que nada como placebo sobre la mente del individuo.

La medicina alternativa hace uso de elementos naturales que no son tratados con productos químicos y que se expenden en pastillas, cápsulas o gotas pero sin conservantes ni agregados que puedan dañar la salud de manera secundaria, por lo cual para personas que tienen baja tolerancia a los medicamentos convencionales, esta puede ser una buena opción de cura. Sin embargo, la producción y los supuestos de la medicina alternativa no están basados en rigor científico como sí lo hace la medicina convencional, por lo cual es importante ser cuidadoso en el uso y utilización que se le da a estas prácticas que pueden muchas veces ser erróneas o mal aplicadas.

Medicinas tradicionales, medicinas alternativas, terapias naturales y terapias complementarias son términos que se usan con frecuencia indistintamente, aunque implican terapias y sistemas médicos muy diversos, tanto en origen, como en sus teorías sobre el concepto de salud y enfermedad, como en efectividad y tipología. Según la Organización Mundial de la Salud  (OMS), el 80% de la población que vive en países en vías de desarrollo se trata principalmente con medicinas tradicionales. A medida que un país se desarrolla va dando la espalda a sus prácticas médicas tradicionales atraídos por el espejismo de la medicina basada en fármacos, la tecnología y la cirugía occidental que aparentemente todo lo cura.

Curiosamente, sucede que cuando los países se desarrollan lo suficiente, nos damos cuenta que existen enfermedades que sólo se pueden tratar mediante tratamientos continuados que no curan la dolencia, pero le mantiene más o menos controlada a costa a veces de un alto precio para nuestro bolsillo o el del contribuyente, y del riesgo de los efectos secundarios directamente proporcionales al número de medicamentos que tomemos para cada patología y la duración de las mismas. Este es uno de los motivos por los que cada año más personas en países desarrollados se acercan a las medicinas alternativas o complementarias con la intención de conseguir una tratamiento que elimine sus dolencias definitivamente o de una forma más inofensiva, a veces de forma ingenua y engañosa, pero otras con muy buenos resultados.

Tipos de medicina complementaria y alternativa

Existe una gran variedad de técnicas y procedimientos dentro de la medicina complementaria y alternativa.

El Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de Estados Unidos, organismo gubernamental, clasifica estas terapias en cinco categorías:


1- Sistemas integrales o completos

Constan de un sistema completo de teoría y práctica. Algunos ejemplos son la Homeopatía, la Naturopatía, el Ayurveda y la Medicina Tradicional China, que incluye la acupuntura.

2- Terapias biológicas

Se caracterizan por el empleo de sustancias como hierbas, alimentos y vitaminas. Algunos ejemplos son los suplementos dietéticos, productos de herboristería, y sustancias como el cartílago de tiburón, terapias aún no probadas desde el punto de vista científico.

3- Métodos de manipulación y basados en el cuerpo

Son métodos que se centran en la manipulación o en el movimiento de una o más partes del cuerpo, por ejemplo la quiropráctica, la osteopatía, la quiropraxia, reflexología, shiatsu, la aromaterapia y los masajes.

4- Enfoques sobre la mente y el cuerpo

Incluye prácticas que concentran la interacción entre la mente, el cuerpo y comportamiento, y técnicas de control mental que afectan las funciones físicas y promueven la salud. Entre ellas destaca el yoga, la meditación, la oración, la curación mental y terapias creativas relacionadas con el arte, la música o la danza.

En este apartado se incluirían aquellas que promueven el origen emocional de la enfermedad y, por tanto, la curación mediante la resolución del conflicto (Nueva Medicina Germánica del Dr. Hamer, bioneuroemoción, biodescodificación, bioreprogramación, etc.).

5- Terapias sobre la base de la energía

Se basan en el empleo de campos de energía para influir en el estado de salud. Algunos ejemplos incluyen Tai chi, Reiki, Qi gong (chi-kung), terapia floral o toque terapéutico. Estas técnicas tratan de afectar a los campos que supuestamente rodean y penetran en el cuerpo humano. Otras, como las terapias bioelectromagnéticas (terapia biomagnética o con campos magnéticos), utilizan de manera no convencional campos electromagnéticos o de corriente alterna o directa con el mismo fin.

En conclusión, de lo que se trata no es de sustituir la Medicina Clásica o Alopática por uno u otro sistema médico tradicional, sino de integrarlos y complementarlos mutuamente utilizando los elementos más positivos, valiosos y efectivos de cada uno de ellos.

“No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres.”


 


  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.   @educatoncolombia #youtube #youtubeMusic #youtubePremiun YouTube Music...