miércoles, 20 de septiembre de 2017

El dinero no es la clave para incentivar a un empleado




Ahora es importante reflexionar sobre las siguientes preguntas:

¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en progreso?

Considérelo antes de seguir estudiando este curso. He consultado con varias personas y, a pesar de que incluyeron temas de nivel personal, en el fondo, la relación principal tiene que ver con una mejora económica. Cuando decimos que un país está progresando, ¿A qué nos referimos? Aquellos que no entendemos nada de economía ni lo que significa un PIB (producto interno bruto), ¿cómo entendemos y vemos el tema del progreso de un país? Generalmente, medimos el progreso por la cantidad de edificaciones o proyectos nuevos que se realizan, el nivel de empleo y otros indicadores sociales que nos pueden dar la sensación de progreso colectivo, de que todos están mejor y hay menos pobreza. En la naturaleza el crecimiento es natural. Si sembramos espinaca, generalmente, no crece una espinaca de una semilla, sino que se expande. Para nosotros también es natural crecer, nacemos chiquitos y vamos creciendo gracias al alimento y el cuidado que recibimos.

Crecimiento y progreso son dos cosas diferentes, pero van de la mano. Podemos crecer hasta cierto punto y podemos progresar indefinidamente. El ser humano no parece tener límite en su deseo de progresar. Abrimos, por decir, un almacén. Tenemos éxito y, entonces, queremos abrir otro y luego otro y así sucesivamente. Así se forman esas cadenas nacionales e internacionales de distintos tipos de productos y servicios. Mientras más grandes, más poderosos y su progreso se refleja en una economía creciente para los inversionistas. Definitivamente, es maravilloso progresar. Prácticamente, casi todos lo queremos. Está bien y es justo, al menos en el sistema en que progreso-actualidad, vivimos hoy en día.

Sin embargo, ¿cómo medimos el límite justo y adecuado? Especialmente si hemos notado que mientras más se tiene más se quiere y no solo eso, sino que el progreso tiene un impacto ambiental. ¿De qué depende que una persona encuentre su término justo y que su límite no afecte al límite de lo demás, no de “los” demás sino de “lo” demás? Parece que solo la conciencia puede dictar el límite justo. El problema es que convertirse en una persona consciente implica realizar un proceso no grato para muchos.

Esto implica un progreso hacia adentro y no, necesariamente, hacia afuera, al menos en los términos mencionados hasta el momento. Se refiere a un camino hacia la simplicidad que se contrapone con el crecimiento externo de la abundancia y la codicia. Entonces, observando la realidad global que se vive en el Planeta, en este instante,
·         ¿cómo lo evaluarías usted?
·         ¿Cuál es el nivel de conciencia colectiva en el que estamos viviendo?
·         ¿Qué consecuencias puede traer la realidad colectiva? Ahora has lo mismo a nivel personal. ¿Qué nivel de conciencia has logrado hasta este momento? ¿Cuáles son las consecuencias que has observado de ese nivel de conciencia que has logrado? Sé lo más objetivo y sincero posible.

Ahora es importante reflexionar sobre las siguientes preguntas:

¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en progreso?

Considérelo antes de seguir estudiando este curso. He consultado con varias personas y, a pesar de que incluyeron temas de nivel personal, en el fondo, la relación principal tiene que ver con una mejora económica. Cuando decimos que un país está progresando, ¿A qué nos referimos? Aquellos que no entendemos nada de economía ni lo que significa un PIB (producto interno bruto), ¿cómo entendemos y vemos el tema del progreso de un país? Generalmente, medimos el progreso por la cantidad de edificaciones o proyectos nuevos que se realizan, el nivel de empleo y otros indicadores sociales que nos pueden dar la sensación de progreso colectivo, de que todos están mejor y hay menos pobreza. En la naturaleza el crecimiento es natural. Si sembramos espinaca, generalmente, no crece una espinaca de una semilla, sino que se expande. Para nosotros también es natural crecer, nacemos chiquitos y vamos creciendo gracias al alimento y el cuidado que recibimos.

Crecimiento y progreso son dos cosas diferentes, pero van de la mano. Podemos crecer hasta cierto punto y podemos progresar indefinidamente. El ser humano no parece tener límite en su deseo de progresar. Abrimos, por decir, un almacén. Tenemos éxito y, entonces, queremos abrir otro y luego otro y así sucesivamente. Así se forman esas cadenas nacionales e internacionales de distintos tipos de productos y servicios. Mientras más grandes, más poderosos y su progreso se refleja en una economía creciente para los inversionistas. Definitivamente, es maravilloso progresar. Prácticamente, casi todos lo queremos. Está bien y es justo, al menos en el sistema en que progreso-actualidad, vivimos hoy en día.

Sin embargo, ¿cómo medimos el límite justo y adecuado? Especialmente si hemos notado que mientras más se tiene más se quiere y no solo eso, sino que el progreso tiene un impacto ambiental. ¿De qué depende que una persona encuentre su término justo y que su límite no afecte al límite de lo demás, no de “los” demás sino de “lo” demás? Parece que solo la conciencia puede dictar el límite justo. El problema es que convertirse en una persona consciente implica realizar un proceso no grato para muchos.

Esto implica un progreso hacia adentro y no, necesariamente, hacia afuera, al menos en los términos mencionados hasta el momento. Se refiere a un camino hacia la simplicidad que se contrapone con el crecimiento externo de la abundancia y la codicia. Entonces, observando la realidad global que se vive en el Planeta, en este instante,
·         ¿cómo lo evaluarías usted?
·         ¿Cuál es el nivel de conciencia colectiva en el que estamos viviendo?
·         ¿Qué consecuencias puede traer la realidad colectiva? Ahora has lo mismo a nivel personal. ¿Qué nivel de conciencia has logrado hasta este momento? ¿Cuáles son las consecuencias que has observado de ese nivel de conciencia que has logrado? Sé lo más objetivo y sincero posible.

Ahora es importante reflexionar sobre las siguientes preguntas:

¿Qué es lo primero que viene a su mente cuando piensa en progreso?

Considérelo antes de seguir estudiando este curso. He consultado con varias personas y, a pesar de que incluyeron temas de nivel personal, en el fondo, la relación principal tiene que ver con una mejora económica. Cuando decimos que un país está progresando, ¿A qué nos referimos? Aquellos que no entendemos nada de economía ni lo que significa un PIB (producto interno bruto), ¿cómo entendemos y vemos el tema del progreso de un país? Generalmente, medimos el progreso por la cantidad de edificaciones o proyectos nuevos que se realizan, el nivel de empleo y otros indicadores sociales que nos pueden dar la sensación de progreso colectivo, de que todos están mejor y hay menos pobreza. En la naturaleza el crecimiento es natural. Si sembramos espinaca, generalmente, no crece una espinaca de una semilla, sino que se expande. Para nosotros también es natural crecer, nacemos chiquitos y vamos creciendo gracias al alimento y el cuidado que recibimos.

Crecimiento y progreso son dos cosas diferentes, pero van de la mano. Podemos crecer hasta cierto punto y podemos progresar indefinidamente. El ser humano no parece tener límite en su deseo de progresar. Abrimos, por decir, un almacén. Tenemos éxito y, entonces, queremos abrir otro y luego otro y así sucesivamente. Así se forman esas cadenas nacionales e internacionales de distintos tipos de productos y servicios. Mientras más grandes, más poderosos y su progreso se refleja en una economía creciente para los inversionistas. Definitivamente, es maravilloso progresar. Prácticamente, casi todos lo queremos. Está bien y es justo, al menos en el sistema en que progreso-actualidad, vivimos hoy en día.

Sin embargo, ¿cómo medimos el límite justo y adecuado? Especialmente si hemos notado que mientras más se tiene más se quiere y no solo eso, sino que el progreso tiene un impacto ambiental. ¿De qué depende que una persona encuentre su término justo y que su límite no afecte al límite de lo demás, no de “los” demás sino de “lo” demás? Parece que solo la conciencia puede dictar el límite justo. El problema es que convertirse en una persona consciente implica realizar un proceso no grato para muchos.

Esto implica un progreso hacia adentro y no, necesariamente, hacia afuera, al menos en los términos mencionados hasta el momento. Se refiere a un camino hacia la simplicidad que se contrapone con el crecimiento externo de la abundancia y la codicia. Entonces, observando la realidad global que se vive en el Planeta, en este instante,
·         ¿cómo lo evaluarías usted?
·         ¿Cuál es el nivel de conciencia colectiva en el que estamos viviendo?
·         ¿Qué consecuencias puede traer la realidad colectiva? Ahora has lo mismo a nivel personal. ¿Qué nivel de conciencia has logrado hasta este momento? ¿Cuáles son las consecuencias que has observado de ese nivel de conciencia que has logrado? Sé lo más objetivo y sincero posible.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.   @educatoncolombia #youtube #youtubeMusic #youtubePremiun YouTube Music...