lunes, 30 de octubre de 2017

Simplifique su vida sin perder productividad y dedique su tiempo a ser feliz




Simplifique su vida sin perder productividad y dedique su tiempo a ser feliz



Llegar a la estación del bus, de metro o del Transmilenio, o tomar su auto, bajar a los empujones, o esperar colas eternas en los trancones si se desplaza en su auto,  arrastrar  su equipaje, correr a la oficina, guardar su almuerzo que preparó la noche anterior o encontrar un pequeño restaurante y almorzar en 30 minutos, continuar con el trabajo en la jornada de la tarde, regresar en el transporte bajo las mismas condiciones de la mañana pero agotado de la labor del día, llegar a cenar, preparar el almuerzo y la ropa del día siguiente, revisar las tareas de sus hijos, atender a sus padres y después a dormir.

Sí, a esto, el ser humano promedio le llama “TRABAJO”. Y esta escena se repite en todos los rincones de la ciudad, en miles de hogares.

“PARE” por un momento. Reflexione, una vida sin reflexión no merece ser vivida, observe qué la velocidad está pasando a gran prontitud. Urgidos por llegar rápido a ninguna parte, consumimos experiencias. Consumimos lugares. Consumimos gente. Consumimos trabajos. Nos volvemos adictos a hacer, hacer y hacer. Muchos de nosotros elegimos transcurrir a una velocidad inusitada y nos olvidamos de “VIVIR”.

La velocidad, va de la mano de la complejidad. La agenda está llena de tareas por cumplir, la bandeja de entrada tiene más correos por leer de los que es capaz de procesar, distrayéndose de su propósito. Hoy en día, la vida está superpoblada de estímulos, es lógico caer en la ilusión de tener que producir más rápido para cumplir con todo.

Detenerse a saborear el presente o a reflexionar sobre su rumbo, sería retrasar la carrera por devorar superficialmente el siguiente punto de la lista.

Así que yo le pregunto… ¿Para qué vivir tan apresurados? ¿Para qué exigirse en hacer tantas cosas a la vez? 

Se nos regaló una vida que de suerte dura unos 80 o 90 años.  Ahora, cómo elegir vivir esos años es una decisión personal. Aunque nunca nos detuvimos a preguntarnos hacia dónde vamos, eso también es una elección.

Y si esto es un síntoma de modernidad, prefiero estar en la era de piedra.

¿Qué significa ser “lucrativo”?

¿Qué cosas queremos originar en nuestras vidas?  

¿Menos es más?

¿Somos felices en el trabajo?

No es un negocio sacrificar la calidad a manos de la cantidad, ni planear actividades para 26 horas diarias, cuando el día hace nos ofrece solamente 24. Dedique tiempo de calidad para estar con la gente que más quiere, para disfrutar de un momento a solas consigo mismos, de no hacer nada sin sentir culpa.

Ahora lo invito a que:

Busque más equilibrio vida, menos trabajo:  Hay momentos en los que está tan acostumbrado a hacer todo tan rápido que no se da cuenta de lo acelerada que se ha vuelto su vida, reorganice su agenda, asigne prioridades y distinga lo importante de lo superfluo, redunda en una vida más armónica y equilibrada dentro y fuera de la oficina.

“DESACELERE” le permitirá hacer una pausa por un momento y darse cuenta de este hecho. No haga varias tareas a la vez. La calidad de lo que hace disminuye cuando intenta concentrarte en demasiadas tareas a la vez.

Encuentre un límite para el rendimiento decreciente en la cantidad de tareas que puede realizar. Su meta es hacer las cosas bien para que pueda sentirse bien con sus logros.

Más tiempo para usted: para hacer lo que realmente le importa. Haga un balance de su última semana. ¿Cómo distribuyó sus tiempos? ¿Qué cosas le quitaron tiempo y podría haber evitado? ¿Y qué cosas importantes dejó de hacer?

Tenga menos compromisos, es posible que al inicio le cueste hacerlo, pero debe concentrarse en simplificar su vida, lo que le traerá paz. Deje que su meta final le motive y calme sus sentimientos de culpa.

Limite la cantidad de veces que acepta un compromiso al llevar la cuenta en su calendario. Nadie puede en todo momento decir “Sí” a todo. Desarrolle la habilidad de poder decir “No” al comunicar sus planes.

Disfrute más: Cuando pone la atención en menos tareas, puede dedicarse a disfrutar con mayor consciencia de cada momento, de manera que lo que vive deja una huella genuina en usted.

Encuentre su plenitud en las cosas simples de la vida al pasar tiempo con sus amigos, en la naturaleza o haciendo algo con sus manos. Las recompensas personales mejorarán tu motivación y satisfacción en general con tu vida.

Identifique sus valores. Piense en las cosas que son importantes para usted y que influencia tienen en la manera en que se comporta. Esos son sus valores. Son una fuerza que guía su capacidad de decisión. Identificar sus valores puede suponer todo un reto, pero vale la pena el esfuerzo.

Piense en los momentos de su vida en los que fue la persona más feliz, en los que se sintió más orgulloso, realizado y satisfecho. Haga una lista y determine qué valoró acerca de esas situaciones. A lo mejor valoras la creatividad, la aventura, la fidelidad y el esfuerzo de estas situaciones. Tal vez se da cuenta de que lo que más valora es tu familia. Estos elementos serán el motor de todo lo que haga.

Si quiere llevar una vida tranquila y simple, entonces debe valorar la serenidad, la plenitud de los recursos, la estabilidad y la salud.

Sea más creativo:  Las ideas más originales y novedosas no siempre ocurren en la oficina, sino en la ducha o dando un paseo.

Sea saludable: No hace falta mencionar los problemas de salud que sufren las personas con un estilo de vida hiperveloz, ahórrese el stress, la ansiedad, la hipertensión y los trastornos digestivos.

Adopte una práctica para su bienestar. Desarrolle un estilo de vida para seguirlo. Esto incluye un plan alimenticio saludable que alimente su cuerpo y que le brinde la energía que necesita para mantener un régimen de ejercicios.

Busque la satisfacción laboral: Trabaje en lo que le apasiona, viva una vida más plena y deje una huella genuina en la sociedad. Use horarios y rutinas para llevar un buen equilibrio entre el trabajo, la diversión y la renovación.

Tenga menos obligaciones financieras: Elimine lo que esté de más. El concepto del consumo excesivo puede ser parte de tu vida. Simplificar tu vida reducirá la cantidad de elementos adicionales a los que ha estado acostumbrado. Su meta debe ser eliminar los gastos en esos elementos adicionales para que no se sienta atado a obligaciones financieras.

Pregúntese si en realidad necesita la última versión del iPad, o tener el auto de alta gama. Solo debe decirse “No”, y “Sí” a su deseo de llevar una vida más simple y tranquila. Cada vez que se enfrente con una situación así, puede tomar una buena decisión.

Ordene su hogar. Las personas construyen el mundo que las rodea, y si quiere simplificar su vida, inspeccione su hogar y organícelo. Una casa bien ordenada es una casa saludable. Elimine los artículos sobrantes que ya no usa le ayudará a ordenar su casa, sus emociones y sus pensamientos. Cuando su mundo exterior está ordenado, también lo está su mundo interior.

Use el fin de semana para limpiar los clósets, cajones y garajes; clasifique los artículos en los que vas a guardar, los que vas a donar y los que vas a botar.

Viva el momento presente. No ocupe demasiado sus pensamientos con el pasado o el futuro. Una mente que divaga es una mente que no es feliz. Simplificar sus pensamientos implica acallar su mente y mantenerse concentrado en lo que está haciendo en ese momento.

Practique ejercicios de visualización para imaginarse en un ambiente simple, tranquilo y libre de estrés. Esto te ayudará a acallar su mente.

En definitiva, una persona más satisfecha, más saludable y más creativa es una persona verdaderamente feliz

¿Qué hábitos está dispuesto a modificar para vivir más feliz?

¿Qué consecuencias tendrá en su modo de trabajar y de relacionarte con sus colegas y su familia?

¿De qué se está perdiendo por no animarse a cuestionar su adicción a la distracción y a la velocidad?

Lo invito a que pare el frenético ritmo que no puede seguir. Hay aspectos que necesitan de su atención o de su tiempo. Lo que no funciona debe ser atendido. Sus hijos necesitan atención de calidad y, sobre todo, necesitan un poco de tiempo de calidad de sus padres: para recibir el amor, protección y limitación necesarias para crecer y para vivir. 

Empiece con la decisión de ser más feliz y más agradecido. Debe sentir empatía y compasión para fomentar la tranquilidad.

Deje el resentimiento y sea agradecido para mejorar sus relaciones. Gran parte de la intranquilidad interna y externa de una persona viene de los conflictos que tiene con los demás.

Hágase responsable de su felicidad. Sea independiente. La felicidad viene de adentro y usted es el responsable de crearla.

 Comprar aquí Curso Virtual


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.   @educatoncolombia #youtube #youtubeMusic #youtubePremiun YouTube Music...