domingo, 14 de enero de 2018

¿Es usted de las personas que aplaza sus tareas constantemente? Debe leer este artículo.


¿Es usted de las personas que aplaza sus tareas constantemente? Debe leer este artículo.



BY: FIDEE
#líder #lideres #liderazgo #@educatoncolombi #educaton #pymes #pyme #emprendedores #ejecutivos

¿Cuántas veces tiene algo importante que hacer y lo posterga hasta que finalmente no lo llega hacer? Esto se llama procrastinar, cuáles son sus repercusiones y cómo combatirla.
Esta mala costumbre es un hábito del comportamiento relacionado con el querer y la voluntad de actuar. Hace referencia a la acción de posponer actividades que tiene pendientes y que deben ser atendidas.
Lo dejo para más tarde… O lo dejo para mañana
Si tiene que realizar una propuesta para uno de sus mejores clientes, de ello depende el cierre de un acuerdo muy importante. Lo más coherente es que lo realice cuanto antes. Pero, sus malos hábitos lo llevan a posponerlo. Realiza antes un sinfín de pequeñas tareas, superfluas y aplazables, dejando para el final de semana la propuesta.
Cuando retrasa tareas urgentes lo hace por dos razones: porque la ha sustituido por otra actividad que le resulta más agradable o irrelevante; o, porque prefiere no hacer nada.
Si la justificación es que le urge otra tarea, entonces está siendo víctimas del “aquí, ya y ahora”. Existe una tendencia a tomar como urgente lo vigente, lo que va surgiendo en el día a día. Con ello, se retrasan grandes proyectos con recompensas o beneficios mejores a largo plazo.
Si prefiere no hacer nada, entonces se está convirtiendo en su propio enemigo. Aunque es bueno descansar de vez en cuando, caer en la pereza, en la desgana juega en su contra. Procrastinar es un enemigo de la productividad y no le permite aprovechar tu potencial.
Algunas sencillas pautas que pueden reducir su nivel de procastinación pasan por hacerse un par de preguntas claves:
Si tarde o temprano lo voy a tener que hacer, ¿qué consigo demorándolo?
¿Es algo que me afecta solamente a mí o que involucra a muchas más personas?
Es hora de que venza su resistencia, segmente el trabajo en pasos concretos ayuda a ver el final cada vez más cerca.
Establezca recompensas, una vez alcance su objetivo, concédase un premio, haga algo que le apetezca.
Llámelo como desee: pereza, desmotivación, flojera...Al fina el resultado es siempre el mismo: indiferencia ante las tareas pendientes, y puede sufrir un impacto emocional destructor cuando le ha llevado al fracaso o a experimentar un problema grave.
Imagínese a una persona que tiene un buen empleo, pero que continuamente cae en el hábito de aplazar, lo que afecta su desempeño y pierde su empleo, o piense en una enfermedad que le pudieron detectar  a tiempo y que podía ser curada, pero ha dejado pasar un tiempo valioso las consecuencias pueden ser fatales, lo mismo sucede con el fracaso, no ocurre de un momento a otro, son la suma de pequeñas fallas, donde el aplazar es el común denominador, cuando las personas quieren reaccionar, muchas veces es demasiado tarde, por eso debe reflexionar y esforzarse en mejorar la autodisciplina, así pregúntese ¿Qué estoy poniendo en riesgo? Si trabaja en base a objetivos, sabrá que todo es importante. Y lo peor puede volverse un hábito negativo demasiado recurrente.
Quizás ha experimentando lo fácil que es caer en malos hábitos, como es el no concluir lo que empieza, comienza bien una dieta, pero solo es que falle un día, volver a fallar es mucho más fácil y de pronto olvidó la dieta, sucede lo mismo con la procrastinación puede volverse un vicio en su vida, algunas personas están tan acostumbradas al incumplimiento que lo ven como un comportamiento normal, utilizando afirmaciones pueden cambiar sus ideas que le llevan a actuar de una forma inadecuada, también es posible lograr una elevada motivación que le llevará a la vida que desea.
Una situación desagradable es la pérdida de la imagen, cuando recibe calificativos negativos como “irresponsable”, “perezoso”, “flojo”, “mentiroso”. Eso afecta su vida de forma radical, es una barrera para alcanzar el éxito y recuperar la imagen perdida puede tardar muchos años, así que evite la procrastinación, porque puede estar labrando su propia “desgracia”, las malas noticias se difunden con mayor rapidez, si la gente no confía en usted, las oportunidades serán más limitadas.
Imagínese ¿cuánto han perdido las empresas debido a la procrastinación? Perdidas que pudieron haberse prevenido si no hubiese postergado algunas tareas, hay costos que no pueden observarse directamente, como cuando su jefe nota que falló en un proyecto importante y no hace muchos comentarios por ello, pero después descubre porque a su compañero si le dieron el ascenso y ahora gana mucho más que usted.
La procrastinación le llevará a continuas fallas, y eso afecta su nivel de autoconfianza, cuando se enfrente a nuevos retos se sentirá inseguro.
Si su agenda está saturada, es muy fácil llegar al incumplimiento y sentir el estrés por no saber qué hacer con tantos compromisos, defina las tareas que son indispensables para usted, recuerde que también debe dejar tiempo para usted y disfrutar la vida.
Cuando desperdicia un día, no volverá, así que piense en ello cada vez que sus pensamientos le inviten a la procrastinación, si aprende a valorar el tiempo, aumenta sus posibilidades de ser un triunfador.
Recuerde que usted es el marco de referencia de sus hijos, no trasmita esta enfermedad de generación en generación.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.

YouTube Music y YouTube Premium en Colombia.   @educatoncolombia #youtube #youtubeMusic #youtubePremiun YouTube Music...