lunes, 9 de julio de 2018

Aprenda a manejar los episodios de ira


Aprenda a manejar los episodios de ira

#FIDEE #EDUCATON #MANEJODELAIRA


¿Qué es la ira?
La ira es una emoción humana natural como la felicidad, la tristeza y el miedo, y forma parte de todas las personas. Sin embargo, hay personas que sufren episodios frecuentes e intensos de ira, que interfieren seriamente en su vida diaria, desembocando en un comportamiento destructivo.
Todas las personas nos hemos enfadado por diversas cosas, la vida que llevamos hoy, donde tener prisa debido a los horarios es algo cotidiano, donde las relaciones turbulentas entre amigos, parejas o compañeros de trabajo son fuentes comunes de ira, de tal manera que no se preocupe, usted no es el único que padece de esta alteración.
Cuando algo le hace enfadarse puede sentir diversas emociones. Estos sentimientos tienen un impacto fisiológico directo en el resto de su cuerpo: el corazón comienza a latir más deprisa, la presión sanguínea y la temperatura se incrementan, su ritmo respiratorio se acelera y comienza a sudar más.
Cada persona expresa su ira de una forma diferente. Puede reaccionar inmediatamente ante cualquier cosa que le provoque ira o reprime sus emociones por completo. Es posible que acumular ira sea la causa de que llegue a “explotar” cuando se encuentra frente a situaciones difíciles, muchas personas describen este sentimiento como “estaba rojo de la ira”.
Encontramos varios estados
                    Ira acumulada: sabía usted que callarse y tragarse las emociones ante situaciones de injusticia o de ataques emocionales externos lleva, antes o después, a una fulminante reacción de gran violencia verbal o física.

                    Saber perder: muchos hemos manifestado una reacción de ira ante la frustración por no haber conseguido los objetivos que se había propuesto o los acontecimientos no se desarrollaron como uno esperaba. La empatía es un arma idónea para evitar plantear las relaciones humanas como una cuestión de ganar o perder. De hecho, la baja tolerancia a la frustración es generalmente la antesala de un episodio de ira.
                    Agotamiento, físico o mental, beneficia las reacciones irascibles y los impulsos de ira (brincar por nada, como dice la expresión popular). Es necesario asegurar el descanso necesario, tanto en lo que respecta a las horas que se duerme como a la calidad del sueño.
                    Determinadas horas del día. El estrés es un amigo de la ira. Las pausas activas en el trabajo para el café o la comida evitan estos episodios.
                    Situaciones y personas que resultan irritantes: la mayoría de las personas son conscientes de que hay situaciones, otras personas o una combinación de ambas cosas que les resultan irritantes. Si es así, lo mejor es evitarlas o retirarse a tiempo antes de llegar al enfrentamiento y tener un episodio de ira.
Mucha gente es capaz de mantener su ira bajo control, pero si siente incapaz de controlar su temperamento o si éste afecta a las personas que le rodean, debe aprender a controlarla.
Por eso es tan importante
                    Que nos sentemos un momento a pensar en las causas y consecuencias de un episodio de ira, analizar si esta reacción emocional se ha producido realmente por causas justificadas. En muchas ocasiones no es así, como sucede, cuando se conduce un auto y se profieren gritos e insultos ante la manera de conducir de otros que interfieren la marcha. Meditar sobre el hecho de porqué se ha reaccionado de esta manera ayudará en el futuro a controlar estos estallidos.
                    Que, en los momentos puntuales, en los que se detecta que se puede tener una reacción irascible, respirar profundamente y de forma pausada durante unos instantes ayuda mucho para evitar un posible estallido.
                    Aprender a relajarse es una de las mejores formas de prevenir los estallidos de ira y hay diferentes modos de hacerlo. Uno de ellos es la práctica habitual de ejercicio físico, especialmente cuando éste es intenso y se realiza en compañía: ayuda a desterrar de la mente los temas que causan la irritabilidad y después a verlos con otra perspectiva. El yoga, el Tai-Chi o un simple baño de agua caliente son otros modos de lograr un estado de relajación.
                    Si definitivamente no puede controlar los episodios de la ira, debe buscar la ayuda del psicólogo. Si a pesar de todas las reacciones emocionales de ira siguen dándose de manera frecuente sin ser capaz de controlarlas, es aconsejable buscar la ayuda de un psicólogo, antes de que las personas del entorno habitual empiecen a alejarse de usted. La terapia puede ayudar a cambiar actitudes que contribuyen a exagerar o magnificar hasta el dramatismo episodios que carecen de importancia real y a llevar a cabo una reestructuración cognitiva que permita gestionar adecuadamente la ira.
Los efectos físicos de la ira afectan su salud a corto y largo plazo. Pasar por periodos regulares e intensos de ira puede provocar problemas a diversos niveles:
                    Problemas Digestivos puede contribuir al desarrollo de enfermedades como la colitis ulcerosa (inflamación y úlceras en las paredes del intestino delgado), gastritis (inflamación de las paredes del estómago) o Síndrome del Colon Irritable.
                    Afectar el sistema inmune, esto quiere decir que se hace más propenso a infectarse por el virus como la gripa y recuperarse más lentamente de accidentes u operaciones.
                    Afectar el corazón y el sistema circulatorio donde puede incrementar el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria del corazón o un derrame cerebral.
                    Problemas de salud mental y puede provocar depresión, adicción, autolesiones, compulsividad y u comportamientos intimidatorios.
Quienes están más expuestos a sufrir de Ira
                    Personas alcohólicas,
                    Personas que sufren adicción a las drogas,
                    Personas, egoístas, y malcriadas, (que fueron criadas complaciéndole siempre todos sus caprichos)
                    Personas amargadas, (que, desde la infancia, les acontecieron muchas cosas difíciles, desagradables, y dolorosas).
                    Cualquier persona, que haya sido criada en hogares conflictivos y problemáticos, con mucha violencia, verbal, psicológica, y física.
                    Personas que pertenecen a bandas delictivas.
                    Quienes han estado sometidos a situaciones tales como:
o   Abuso sexual,
o   Prisión,
o   Secuestro,
o   Rechazo de su familia, y de otras personas,
o   Maltrato físico, etc.


Si le gusto este articulo, síganos en el blog dando doble click en el botón suscribir en la parte superior derecha.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Cómo presentar un informe de gestión?

¿Cómo presentar un informe de gestión? BY: María Claudia Gómez L #Gestion #Pyme #Pymes #emprendedor Habitualmente al con...