jueves, 9 de enero de 2020

Lenguaje corporal en los negocios✅



Lenguaje corporal en los negocios


Cuando las personas adelantan una negociación normalmente se centran en las palabras, y se concentran en el lenguaje verbal de la persona con la que está negociando, o contratando, o trabajando; olvidando la información que está trasmitiendo esta persona con su lenguaje no verbal. El desafío es: ¿Cómo llegar a una negociación teniendo en cuenta el Lenguaje Corporal?  Y como dice el proverbio popular “las miradas dicen lo que las palabras callan”, lo cierto es que todo el cuerpo de su interlocutor puede dar más información de la que usted se imagina: desde nerviosismo hasta la emoción, pasando por el desprecio e inconformismo.


La importancia de este tema es tal que, de acuerdo con Leopoldo Uprimny, director de E-Motion Corporation, el lenguaje corporal impacta entre 60 y 80 por ciento a la hora de negociar y, por esta razón, es estratégico utilizarlo a su favor en el contexto empresarial.


Aprender de comunicación no verbal puede ayudarlo a conocer mejor a su interlocutor y optimizar el impacto de sus mensajes. “Cuando estamos en una negociación con un cliente y dice que va a comprar, con su cuerpo puede estar diciendo lo contrario”, y tener conocimientos en esta materia puede ayudar a los ejecutivos a manejar la situación de manera efectiva.


Por esta razón, la negociación empieza desde el primer momento, el saludo, instante en el que la persona tiene aproximadamente 5 segundos no solo para causar una buena impresión, sino también para hacer una primera radiografía de a quién se dirige e identifica qué podría o no ser normal en su relación de negocios.


Aspectos tan sencillos como la posición de la mano y la fuerza del apretón de las manos pueden estar llenos de significados.


De la misma manera, la postura en que la persona se sienta también puede decir muchas cosas. La comunicación no verbal, es útil para incrementar el impacto de sus mensajes, ya que generar empatía es uno de los aspectos más importantes a la hora de negociar, Uprimny señala que una buena forma de lograrlo es “generar un espejo con el cliente”, lo que se hace imitando sus movimientos para generar un vínculo inconsciente. “Eso produce cambios hormonales que crean atracción, lo que genera afinidad y se traduce en una mejor negociación”, explica.


Es importante mostrarse seguro y tranquilo, de tal manera que mantener el contacto visual y utilizar las manos para hacer énfasis en los mensajes pueden ayudar.


Un gesto tan simple como una sonrisa puede ayudar a crear un ambiente tranquilo, y mantener una distancia prudente respetando el espacio vital del otro también es recomendable.


Fíjese en las expresiones del rostro de la persona a quien se dirige y recuerde
  •          Saludar de manera equilibrada con un apretón firme pero gentil y cuide que sus manos no estén húmedas.
  •          Hable con seguridad.
  •        Mire a su interlocutor la mayor parte del tiempo, pero no exagere porque puede parecer agresivo.
  •          Empodérese de la silla.
  •          Imite disimuladamente los movimientos de su interlocutor para generar empatía.
  •          No sea demasiado serio. Sonreír un poco puede distorsionar el ambiente.

Y si quiere saber si la persona está mintiendo tenga presente.

  •          Para anticiparse en una negociación y utilizar su conocimiento a su favor, es importante aprender a identificar gestos que evidencien los sentimientos de la persona o incongruencias entre lo que esta dice y lo que realmente está pensando.
  •          A menos que un factor externo las estimule, las personas tienden a rascarse la nariz y la cabeza cuando mienten, pues sus niveles de testosterona se incrementan.
  •          Cuando su interlocutor se siente inseguro tiende a manipular elementos para canalizar su tensión.

Las personas tienden a

  •          Taparse la boca con las manos cuando esconden algo.
  •          Arrugan la nariz puede ser señal de asco o molestia.
  •          Cuando bajan las comisuras de los labios es una respuesta negativa.
  •          Cuando usted le habla a una persona mira hacia arriba, es probable que esté imaginando lo que usted le está diciendo.
  •          Las miradas esquivas son señal de inseguridad.
  •          Inclinar la cabeza hacia adelante muestra interés.
  • Cuando una persona está feliz sus movimientos tienden a ser abiertos.
Si quiere aprender mucho más sobre este tema, visite nuestro portal Aquí

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

8 funciones del ejecutivo para administrar el tiempo exitosamente

  1.                   Definir metas y objetivos: debe conocer las metas y objetivos generales de su empresa, desarrollar las de su propia á...