domingo, 31 de mayo de 2020

Las competencias profesionales demandadas en los nuevos puestos de trabajo ✅



Las competencias profesionales demandadas en los nuevos puestos de trabajo

Conozca cómo afrontar un plan individual de transformación, teniendo en cuenta que las competencias profesionales demandadas en los nuevos puestos de trabajo:
  • Aprender a vender su talento,
  • Crear y expandir su red de contactos a través del networking.
Las competencias profesionales son todas aquellas habilidades, aptitudes y actitudes que tienen las personas y que les permiten desarrollar un trabajo determinado. 

Hoy en día las empresas han identificado, que el conocimiento, el conocimiento técnico, el saber, son las aptitudes que las personas emplean a la hora de desarrollar el trabajo y son esenciales a la hora de acceder al mundo laboral.

Hay tres tipos de competencias.

  1. Las competencias correspondientes al saber, al conocer, son todas aquellas competencias técnicas que tiene que ver con conocimientos específicos que se adquieren previamente a desempeñar un puesto de trabajo. No son lo mismo los conocimientos técnicos que se requieren para trabajar como médico, que los que se requieren para trabajar como cocinero.
  2. Las segundas competencias son las del hacer, corresponden a aquellas aptitudes y habilidades que hacen que una persona desarrolle el trabajo de una manera eficiente, es el cómo desarrolla ese trabajo, tiene que ver cómo ejecuta sus funciones y responsabilidades. Un ejemplo de esas aptitudes y habilidades a las que hago referencia son la de resolución de problemas y enfoque de resultados, trabajo en equipo y autogestión, aprendizaje continuo, absolución de riesgos y responsabilidad y gestión del fracaso y resolución de conflictos.
  3. Por último, las competencias correspondientes al ser son aquellas aptitudes que son el estado de ánimo que se expresa de una cierta manera y que al trasladarlo al mundo laboral serían aquellas capacidades propias que hacen que se enfrenten a los diferentes sucesos o casuísticas de una manera o de otra, pueden ser positivas y negativas. Como ejemplo de este tipo de competencias, aptitudes profesionales que se requieren, son la flexibilidad, la capacidad de superación, el optimismo, la iniciativa, la motivación, la empatía, entre otras.
En este blog voy a enfatizar en “las competencias del hacer”, que son las aptitudes necesarias para afrontar un trabajo, el cómo hace ese trabajo y va a ir viendo una a una y desarrollándolas.

La resolución de problemas es una de las actitudes más valoradas por parte de las empresas. ¿Por qué? Porque el hecho de disponer de trabajadores que sean rápidos a la hora de analizar los problemas y la toma de decisiones lo que va a redundar es en que se consigan mejores resultados y, por lo tanto, mayores beneficios dentro de la empresa.

¿Qué es un problema? Un problema es la circunstancia en la que se genera un obstáculo en su camino a la hora de conseguir resultados, de conseguir los objetivos que se ha propuesto, las barreras que tiene que superar. La gama de problemas es diversa: social, cultural, económico, entre otros. Pero lo fundamental a la hora de resolver problemas, es encontrar la solución idónea. Dentro del proceso de solución de problemas puede distinguir dos partes bien definidas: 

  1. La primera es “el cómo”, cuál es su orientación hacia el problema, cuál es la percepción que tiene y que es diferente de los demás problemas. Y, en función de esa percepción da respuestas diferentes a la hora de afrontarlo y de verlo y, por lo tanto, esa respuesta tiene que ver más con la parte emocional.
  2. Por otro lado, “es el estilo o la forma” en la que resuelve esos problemas, así puede diferenciar tres tipos:
  • El primero es el estilo racional, es el estilo que le permite evaluar de manera racional cuáles son todos aquellos pasos que tiene que seguir para poder resolver de manera eficiente un problema.
  • El segundo, es el estilo impulsivo o descuidado, es aquel que lo lleva a resolver el problema, pero de una manera impulsiva, rígida, descuidada, de una manera incompleta; y
  • El tercero de ellos es el estilo evitador, se caracteriza por la procrastinación, al final lo que hace es procrastinar, postergar la solución del problema, lo deja apartado, pero el problema va a seguir ahí.
  • Realmente, se debe enfocar en el estilo racional, en aquel que le va a permitir resolver el problema de una manera coherente y efectiva.

¿Cuál es el proceso de solución de problemas? ¿Cuáles son cada una de esas fases? Cada una de esas fases van a venir marcadas por un método que se llama el método ideal, para cada una de esas partes voy a ir definiendo en primer lugar cuáles son los pasos para seguir. De tal manera que este paso a paso la trabajaré en el siguiente blog, si le gusté esta lectura, inscríbase en nuestro blog, para que reciba notificaciones cuando subamos material nuevo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

El entorno y la pérdida de tiempo✅

  El entorno y la pérdida de tiempo El entorno es un factor de pérdida de tiempo y lo ve reflejado en varios aspectos de su vida, y aunque n...